Llamado el rock star de ese instrumento de cuerda, este libanés vistió de gala para su recital en la CDMX

FOTO: Carlos Mejía/EL UNIVERSAL
FOTO: Carlos Mejía/EL UNIVERSAL

Con el mismo violín que le regaló su abuelo, de quien dice era casi inexpresivo, Ara Malikian revivió a Paganini, hizo homenaje a “La cucaracha” mexicana y reversionó a Radiohead.

Llamado el rock star de ese instrumento de cuerda, este libanés vistió de gala para su recital en el Auditorio Nacional, la noche de ayer:

Saco negro con cola, de la cual colgaba una pañoleta en tonalidades naranjas, mismo color de las agujetas de sus zapatos que brillaban en la oscuridad, al igual que sus pantalones oscuros.

“Muy feliz, muy contento de estar en este lugar maravilloso, padrísimo, muchas gracias”, exclamó con el rostro ya sudoroso en su primera interacción con el público.

Poco antes había brincado cual roquero y “desafiado” a sus compañeros sobre el escenario, mirándolos de frente mientras todos tocaban.

Un remix inicial que incluyó “Voodoo child” de Jimmi Hendrix y el “Requiem” de Mozart marcó el ritmo de la noche. El público difícilmente se paraba para aplaudir, pero sentados no dejaron de hacerlo y de mover las piernas con el ritmo escuchado.

“¡Spadacini!”, se oyó una voz cuando en una de las intervenciones, Ara buscaba un apellido italiano para contar una historia.

“¡Ravioli!”, respondió el también compositor con algunos aplausos surgidos de las butacas.

Teniendo como apoyo a siete músicos en igual número de instrumentos (viola, batería, guitarra, contrabajo, violoncelo, tabla hindú y un segundo violín), Ara contó de donde venía su arma.

“Fue de mi abuelo,  era un señor bastante peculiar, no hablaba y era serio, tan serio, que toda la familia sospechaba si tenía un tipo de  parálisis facial”, recordó riendo.

“Lo curioso es que todos lo conocían como bailarín y no podíamos imaginarnos bailando algo, si es que sabía”, agregó.

Afuera del inmueble vendedores mostraban gorras y playeras con el nombre del radicado actualmente en España donde ha aprendido el idioma y con el que se dirigió toda la noche.

“Kach nazar”, “Con mucha nata” y “Broken eggs”, composiciones propias y “Paranoid android” de Radiohead y  “La campanella” de Nicolo Paganini fueron algunas de las tocadas en la velada.

rad 

Fuente: EL UNIVERSAL

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds