La hija de Carolina de Mónaco crea una colección cápsula para la firma Montblanc dirigida a “mujeres atrevidas”

Carlota Casiraghi en la presentación de su línea de joyas para Montblanc en e...
Carlota Casiraghi en la presentación de su línea de joyas para Montblanc en el Festival de Cannes de 2018. GTRESONLINE

La princesa de Mónaco Carlota Casiraghi se ha estrenado como diseñadora de joyas de la mano de la firma Montblanc, y ha creado una colección cápsula dirigida a mujeres modernas y atrevidas, que se divierten jugando y saben lo que quieren.

Llamada Les Aimants (Los imanes), la colección se inspira en la atracción de los polos opuestos. Los brazaletes, anillos y collares firmados por la princesa cuentan con unos imanes ocultos que permiten juntar o separar piezas, para que cada mujer pueda elaborar su propia creación, jugando con los distintos materiales, colores, formas y texturas. Este método hace posible que cada combinación sea única, y que una misma joya se adapte a distintos escenarios y se personalice en cada ocasión.

Casiraghi, en la presentación de sus joyas para Montblanc.
Casiraghi, en la presentación de sus joyas para Montblanc. GTRESONLINE

La hija de Carolina de Mónaco y nieta de Grace Kelly tiene una estrecha relación con la moda. Es habitual en los front row, ha sido imagen de Gucci y estrella de la campaña de otoño de 2018 de Saint Laurent. Desde 2015 es embajadora de Montblanc, y con esta firma de lujo ha decidido iniciar su aventura como diseñadora de joyas. Se ha inspirado en Nancy Cunard, escritora, activista, musa e icono de estilo de los años 20, cuyos estilismos siempre contaban con grandes pulseras en ambos brazos, todas ella de distintos tamaños y texturas.”Ella fue, en su día, el epítome de la mujer moderna, una autora y escritora de éxito, así como una pionera del estilo atrevido”, ha declarado Casiraghi. Sus creaciones se destinan a “la mujer de hoy, que sabe lo que quiere, y que se expresa de nuevas maneras para divertirse y disfrutar, personalizando su aspecto mediante la combinación de los opuestos para lograr su propia elegancia”.

Los materiales estrella son la retina preciosa, de color negro y mármol, la resina transparente y la plata, que evocan montañas y glaciares, buscando un efecto minimalista y una obra moderna, sensual y femenina. Casiraghi, licenciada en Filosofía, ha perseguido la simplicidad, la pureza y el lujo discreto.

Las pulseras diseñadas por Carlota Casiraghi para Montblanc.
Las pulseras diseñadas por Carlota Casiraghi para Montblanc.

La primera vez que vieron la luz estas joyas fue durante la pasada edición del Festival de Cannes, cuando Carlota Casiraghi eligió combinar varios brazaletes y un anillo con un vestido negro asimétrico firmado por Saint Laurent, que disimulaba su embarazo. Ahora ya están a la venta, con precios que oscilan entre los 325 y los más de 800 euros por pieza.

La marca alemana ha confiado en Casiraghi por “su sofisticado sentido del estilo, su espíritu independiente y su actitud segura ante la vida”, según ha dicho su director creativo, Zaim Kamal, a través de un comunicado. “Cuando nos embarcamos en esta colaboración, el objetivo no era crear una colección tradicional, sino volver a plantearnos el papel que podían desempeñar las joyas. Carlota pronto se dio cuenta de que al jugar con los opuestos, las creaciones personalizables proporcionarían a las mujeres nuevas formas de expresar sin complejos sus propios atributos, creando looks llenos de magnetismo en todos los sentidos”, afirma.

Carlota Casiraghi, de 31 años, está en la recta final del embarazo del que será su segundo hijo, fruto de su relación con el productor de cine Dimitri Rassam. La pareja tenía previsto casarse este verano, pero ha tenido que aplazar la boda ya que Rassam todavía no ha obtenido el divorcio de su esposa y madre de su hija. 

María Salas Oraá

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds