La hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez organiza una gran fiesta por su mayoría de edad, como lo hizo su madre y su abuela, la duquesa de Alba

Cayetana Rivera Martinez de Irujo en una corrida de toros, en Ronda, el pasad...
Cayetana Rivera Martinez de Irujo en una corrida de toros, en Ronda, el pasado 1 de septiembre. GTRESONLINE

Los nuevos Alba, los hijos y nietos de la fallecida duquesa, transitan entre la tradición y la modernidad. Un claro ejemplo es Eugenia Martínez de Irujo, la menor de los vástagos de la aristócrata fallecida. La hoy duquesa de Montoro se casó esta primavera en Las Vegas con Narcís Rebollo vestidos de Marilyn Monroe y Elvis Presley, tras una primera boda con Francisco Rivera celebrada por todo lo alto y retransmitida por TVE, en la catedral de Sevilla. De esta unión nació Cayetana Rivera que este viernes celebra su puesta de largo, una tradición de las familias aristocráticas algo desfasadas en el tiempo y con un tinte machista, ya que esta ceremonia solo está concebida para las mujeres.

La puesta de largo suele coincidir con la mayoría de edad. Cayetana Rivera hace casi un año que cumplió los 18, pero su madre ha preferido esperar un tiempo hasta organizarle la fiesta. Y es que su padre la presentó en sociedad con una foto de ambos que fue portada de las revistas del corazón, algo que a Eugenia Martínez de Irujo no le gustó mucho. La relación del torero y la aristócrata es distante después de que el primero intentara quedarse con la custodia de su hija. La lucha por la custodia de Tana supuso un cisma entre la familia Rivera Ordóñez y los Alba. La duquesa siempre declaró que Francisco Rivera era su yerno favorito e hizo todo lo posible por la reconciliación del matrimonio, roto en 2002, tras tres años y medio. Pero todo se truncó cuando Rivera acudió a los tribunales porque deseaba pasar más tiempo con su hija. Pasados los años, la relación se ha normalizado, pero la duquesa murió sin dirigir la palabra a su yerno. Eugenia Martínez de Irujo también ha rehecho su vida con Narcís Rebollo, presidente de la compañía discográfica Universal.

Eugenia Martínez de Irujo y su hija Cayetana, en Sevilla, en octubre de 2017.
Eugenia Martínez de Irujo y su hija Cayetana, en Sevilla, en octubre de 2017. gtresonline

Esta noche parece que Rivera Ordóñez acompañará a su hija en una fiesta con más de 300 invitados, organizada en La Pizana, la finca sevillana que la duquesa regaló a su hija. Una gran cita, pero mucho más discreta que los 1.000 invitados que acudieron a la presentación de Eugenia Martínez de Irujo.

Lo más curioso es que Tana, como se la llaman en familia, es ya un rostro muy conocido por su repercusión mediática de los últimos años. Nadie duda de que ha nacido una nueva estrella para la prensa del corazón por la fama que atesora su familia y porque ella misma quiere disfrutar de ella.

Francisco Rivera y su hija Cayetana en el Rastrillo Nuevo Futuro 2017, en Mad
Francisco Rivera y su hija Cayetana en el Rastrillo Nuevo Futuro 2017, en Madrid, el pasado noviembre. gtresonline

Cayetana Rivera Martínez de Irujo es una joven que se parece mucho a su padre y, por tanto, a su abuela Carmen Ordóñez, pero dicen que tiene arrebatos de carácter muy parecidos a su otra abuela, la duquesa de Alba. De ella ha heredado su pasión por Sevilla, el flamenco y por los caballos. Tana ha vivido hasta ahora en Madrid con su madre, pero a partir de ahora la joven pasará largas temporadas en la capital andaluza, donde reside su padre con la nueva familia que ha formado con Lourdes Montes. Su deseo es estudiar Administración de Empresas y Relaciones Internacionales, si bien no ha conseguido aún aprobar la prueba de acceso a la universidad aunque sobre la mesa tiene varias ofertas para ser imagen de algunas firmas y mucho dinero por medio.

La cita también servirá para testar el estado de la relación de los hermanos Alba, algunos bastante distanciados tras la muerte de la duquesa.

Mábel Galaz

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds