Tras pasar las vacaciones con los parientes de su marido, la infanta se prepara para regresar a Ginebra con sus hijos menores y afrontar el nuevo curso con su marido en la cárcel

La infanta Cristina de Borbón durante unas vacaciones en Bidart, Francia.  GTRES
La infanta Cristina de Borbón durante unas vacaciones en Bidart, Francia. GTRES

Cristina de Borbón se ha alejado este verano aún más de su familia. La entrada en prisión de su marido la ha distanciado más de los Borbón. Con la condena en la mano, se especuló con la posibilidad de que la hermana menor del Rey se acercara este verano a Palma de Mallorca a recoger a sus hijos, pero finalmente ni estos ni ella han ido a la isla para pasar unos días con doña Sofía, que siempre intenta reunir a todos su nietos aunque sea unos días.

La infanta optó por viajar con tres de sus hijos a Estados Unidos, en concreto a Minnesota, donde vive Cristina, una de las hermanas de Iñaki Urdangarin, médica de profesión, con su marido e hijos. En la decisión también pesó el cordón que ha impuesto la Casa del Rey alrededor de don Felipe desde que estalló el caso Nóos.

Así las cosas, la distancia fue la opción elegida por la infanta para afrontar el primer verano con Urdangarin en la cárcel, donde ingresó el pasado 18 de junio. Tras pasar diez días en EE UU, Cristina de Borbón y sus hijos regresaron a España el 6 de agosto. Poco después ella era vista con su hermana Elena de compras por las calles de Madrid. No hay imágenes, pero la infanta estuvo en la capital de paso para visitar a su esposo en la cárcel de Brieva, en Ávila, donde cumple condena.

La siguiente parada de Cristina de Borbón fue Bidart, en el sur de Francia, el lugar que cada año escogen los Urdangarin para pasar el verano. Allí fue vista con algunos de los siete hermanos de su esposo y con sus sobrinos. Los Urdangarin han cerrado filas alrededor de su cuñada y ella ha encontrado en ellos el consuelo que no ha hallado en La Zarzuela.

El periodo vacacional de la infanta se acaba ya que sus hijos menores deben regresar a Ginebra para retomar las clases. Tras estudiar diferentes opciones todo indica que al menos de momento la hermana del Rey prefiere seguir residiendo en Suiza y cumplir así con los deseos de su niños más pequeños, Miguel e Irene. Juan y Pablo ya han terminado la escuela y se disponen a estudiar en la universidad. Juan, el mayor que ha pasado un año de voluntario, es el único que ha visitado a su padre en la cárcel.

Mábel Galaz

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds