El hermano de Francisco y Cayetano Rivera ha desvelado que tiene tres maletas y duerme cada noche en casa de algún amigo junto a su padre que se está quedando ciego

El pasado 21 de septiembre saltaba la noticia de que Julián Contreras y su padre habían sido desahuciados de su casa porque llevaban meses sin pagar el alquiler. Al ser interrogado por la situación, el hijo de la fallecida Carmen Ordóñez no negó los hechos pero dio evasivas. Casi un mes después, Contreras ha admitido cuál es la situación en la que se halla. “Me siento en exclusión social. Llevo dos años en concurso de acreedores. Vivo con 160 euros al mes. Uno cree que esto solo le pasa a las familias desestructuradas, pero no es así. He pasado hambre, he vivido sin luz, sin agua, sin gas… Te dejan sin margen y te vas ahogando”, y afirma: “Si me meten en [la cárcel de] Soto del Real, viviría mejor. Por lo menos tendría asegurada la comida”.

Las declaraciones las ha hecho en exclusiva al diario La Razón: “Yo ahora tengo toda mi vida en tres maletas y mi padre, en cinco. Es lo único que hemos podido salvar después de que nos echaran de la casa. El resto, mi ropa, muebles, fotos, mis libros, que son mi vida, eso está todo perdido”. Y añade: “Desde que me desahuciaron y no me dieron ni la prórroga de 30 días que establece la ley, cada día hemos dormido en un lugar. La primera, un amigo dentista nos dejó un sótano de su consulta. Así vamos tirando, de nosotros y de nuestras maletas” .

Contreras, además, explica la delicada situación que vive su progenitor: “Mi padre se está quedando ciego. Imagínense cómo se vive esto si cada noche dormimos en un sitio distinto. Lo más lesionado que tiene es la visión periférica. Si tú le pones una mesa debajo de las rodillas, sabes que se va a golpear”

Paradójicamente, este palo llega en una época de celebración laboral para Contreras hijo, que acaba de fichar para trabajar de colaborador en la televisión. En el programa Corazón (TVE) coincide con su cuñada, Lourdes Montes, esposa de Fran Rivera. Contreras no mantiene relación con sus hermanos Francisco y Cayetano Rivera. Las rencillas entre ellos son habituales. Julián, es el hermano por parte de madre que menos suerte ha tenido. Vivió junto a Carmina Ordóñez durante sus últimos años y alguna vez ha deslizado palabras que hacen entender que se sintió abandonado por sus hermanos mayores en momentos duros, en los que las adicciones de su madre pudieron llegar a sobrepasarle. Después ha pasado por situaciones propias de depresión, negocios fallidos y problemas económicos,

Su padre es hijo de un profesor de Instituto, que estudió para aparejador porque no le dejaron dedicarse a la música y que en cuanto pudo abandonó su trabajo junto a un arquitecto sevillano para probar suerte en su pasión. Cuando el eterno aspirante a cantante se divorció en 1994, diez años después de su boda con ella, resumió en un frase su trayectoria: “No me han respetado como persona ni como artista. Para la gente yo solo era el marido de Carmen Ordoñez”.

El País

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds