La modelo posa para la revista ‘Vogue’ con una nueva imagen y abre la polémica por su aspecto

La revista Vogue vuelve a ser acusada de apropiación cultural tras publicar en su cuenta de Instagram fotografías en las que la modelo Kendall Jenner luce un peinado afro. La penúltima del clan Kardashian, aparece en dos fotografías: una, en la que aparece con el pelo cardado junto a un vestido floral; y otra, en la que posa junto a la modelo holandesa Imaan Hammam, luciendo un vestido morado y medias de red. 

Ambas publicaciones son parte de una historia que publicará la revista en la edición de noviembre, para celebrar el 15 aniversario del Premio Fondo de Moda creado por Consejo de diseñadores de moda americanos (CFDA) y Vogue. Este Fondo otorga, desde 2003, premios de hasta 350.000 euros a nuevos diseñadores, para ayudarlos en el desarrollo de sus negocios.

Junto a una de las polémicas fotografías, se encuentra un mensaje que asegura que el fondo “fue creado para hacer que la comunidad de la moda estadounidense sea más solidaria, más creativa y más sensible”. En el otro post se lee el mensaje: “Quince años y 150 finalistas más tarde, el Premio Fondo de Moda CFDA / Vogue ha creado estrellas globales, héroes locales, una Semana de la Moda de Nueva York que debe ser observada y, lo más importante, un verdadero sentido de comunidad entre los diseñadores de todas las edades y orígenes. Todos con diferentes aspiraciones estéticas y comerciales, que se comunican, colaboran y se cuidan entre sí a través de los momentos divertidos y los no tan divertidos”.

Tras la publicaciones de ambas fotografías, la polémica inundó la sección de comentarios, y la pregunta de por qué no contrataron a una modelo afroamericana con un peinado afro real empezó a ganar adeptos. Días después, la revista de moda emitió una disculpa a través del portal estadounidense Page Six: “La imagen se supone que representa a una actualización del cabello romántico Edwardiano/Gibson Girl que se adapta al estilo de la colección Brock, y también al gran cabello de los años 60 y principios de los 70, el look en esas eras. Nos disculpamos si se entendió de una manera diferente de lo que se pretendía, desde luego no quisimos ofender a nadie”.

Esta no es la primera polémica de este tipo, ni para Jenner, ni para la revista considerada como la biblia de la moda. En febrero de 2017, Vogue también fue acusada de apropiación cultural al utilizar a la modelo Karlie Kloss para una sesión de fotos en la que se enfocaba en la cultura japonesa. En tal ocasión, la modelo estadounidense lucía un traje de geisha, una peluca de color negro y maquillaje tradicional. Entre las fotos que se publicaron, en una posaba junto a un luchador de sumo, y en otra frente a una casa de té con un kimono. Las fotos aparecieron en la edición de marzo de la revista, promocionada como su tema de “diversidad”. 

En tal ocasión, Kloss escribió una disculpa en su cuenta de Twitter, en la que admitía que las imágenes “se apropian de una cultura” que no es la suya, y lamentaba haber participado en una sesión fotográfica “que no era sensible culturalmente”. “Mi objetivo es, y siempre será, empoderar e inspirar a las mujeres. Me aseguraré de que mis futuros rodajes y proyectos reflejen esa misión”, añadió. 

Jenner, por su parte, sufrió una controversia similar en abril de 2017, cuando grabó una publicidad para Pepsi. En el spot, de poco más de dos minutos, se mostraba a la modelo abandonar una sesión de fotos para sumarse a una protesta social en la que lograba frenar la actuación policial ofreciéndole una lata del refresco a un agente.

Inmediatamente las críticas llegaron a través de las redes sociales, donde pronto se destacó la comparación del momento en el que la modelo se acerca al agente, con el de la manifestante Leshia Evans, detenida en julio en Baton Rouge (Luisiana), cuando se aproximó a un retén policial, toda una imagen icónica contra la violencia racial en Estados Unidos. La diferencia entre las protagonistas saltaba a la vista: Jenner, blanca, en ese momento de 21 años y supermodelo, frente a una enfermera afroamericana de 28 años y madre de un niño de cinco años que acudió a la manifestación bajo el lema Black Lives Matter (las vidas de los negros importan), porque “quería un futuro mejor para su hijo”.

Dicho anuncio fue retirado a las pocas horas de su difusión y Jenner aseguró  entonces en uno de los episodios de la serie de telerealidad Keeping Up with the Kardashians, “que nunca lastimaría a alguien a propósito” y que “la intensión nunca fue ofender a nadie”. La modelo aún no se ha pronunciado sobre la polémica actual de su sesión de fotos para Vogue

El País

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds