Tras dejar ‘La Voz’ le acechaba el ostracismo que ya conoce y le da pánico. A los 53 años se abre una nueva etapa para el eterno rostro joven que lleva tres décadas enamorando a la cámara

La Voz se apagó para Jesús Vázquez. Uno de los formatos estrella de la televisión se ha marchado de Telecinco a Antena 3 y, como el presentador gallego tiene contrato con la cadena de Mediaset, la nueva edición del talent show la presentará Eva González y él emprenderá un nuevo rumbo en su carrera, con tres décadas delante de las cámaras. Tras varios meses en el banquillo y cumplidos 53 años en medio de comentarios por unos presuntos retoques estéticos que habrían cambiado su cara, Vázquez tiene nuevo programa. Conducirá la versión española de Bake Off, un talent culinario al estilo de MasterChef, pero de dulces y tartas. Lo confirmaba él mismo en su cuenta de Instagram —donde acumula más de medio millón de seguidores—, declarándose “más que feliz” por volver al tajo. Hace mucho que Jesús Vázquez no necesita presentar para seguir cobrando un sueldo de presentador estrella. La cadena en la que trabaja en exclusiva desde hace quince años y que le ha dado ese estatus ha vuelto a confirmarle como uno de sus rostros para el prime time.

Vázquez tiene categoría de buque insignia de Telecinco junto a un selecto grupo de nombres como Jorge Javier Vázquez, Jordi González o Emma García. Además, ha amasado una importante fortuna que gestiona junto a su marido, que también es su gestor y representante. En cualquier caso, él no quiere dejar un trabajo que adora. Sabe lo que es el ostracismo y estar tres años topándose con puertas cerradas en el mundo de la televisión. Sucedió entre 1995 y 1998, tras verse implicado en el caso Arny, con cargos de abusos a menores, y ser posteriormente absuelto. Después de triunfar en los albores de las cadenas privadas en España con programas míticos como La Quinta Marcha y Hablando se entiende la basca e incluso de hacer pinitos en el cine y la música, a Vázquez le tocó empezar casi de cero. Desde entonces siempre ha dicho que no se le caen los anillos por presentar programas, a priori, de menor magnitud y que para él lo importante es trabajar.

Consciente de que en su profesión se puede estar un día en lo más alto y al día siguiente desaparecer del todo, Jesús Vázquez ha sido previsor y ha gestionado sus ingresos con excelentes resultados. Su marido, Roberto Cortés, con el que lleva casado trece años, le ha ayudado a administrar a través de varias empresas un patrimonio que hoy asciende a ocho millones de euros. Forman una sociedad empresarial que comenzó en 2005, el año en que se casaron (aunque llevan juntos desde 2001). Un momento clave en la carrera de Vázquez, en la que dio el gran salto al presentar Operación Triunfo. Desde entonces ha conducido todos los grandes formatos de la cadena, pero su especialidad sin duda han sido los talent shows. Antes había presentado PopStars, y desde OT, ha estado al frente de La Voz, La Voz Kids, Pequeños Gigantes o Got Talent, entre otros. También ha triunfado con realities como Gran Hermano VIP, Pekín Express o Supervivientes.

Símbolo de eterna juventud y frescura en la pantalla, Jesús Vázquez afronta la madurez con más tranquilidad, pero con el mismo nervio y los mismos miedos de siempre a la hora de hacerse cargo de un programa. Ha sido pionero en muchas cosas, desde protagonizar uno de los primeros matrimonios homosexuales a ser el primer hombre en posar desnudo en la revista Interviú, y ha sabido adaptarse al público millennial como si para él no pasase el tiempo. Trabaja mucho en mantener su físico, como se pudo ver este verano mientras celebraba su aniversario de boda en Ibiza, pero en estos meses de descanso laboral hubo rumores sobre que se había hecho algunos retoques estéticos. En las redes sociales fue muy comentado su nuevo look, en el que muchos aprecian que tiene el rostro algo cambiado por el bótox.

A la espera del estreno de su nuevo programa, Vázquez ha continuado con sus trabajos en publicidad y su labor como embajador de ACNUR, que desarrolla desde hace 12 años. Esta misma semana ha presentado un nuevo proyecto solidario, la gala People in Red que se celebrará el 19 de noviembre en Barcelona para recaudar fondos para la lucha contra el SIDA. Vázquez coge en esta causa el testigo de Miguel Bosé, al que está “muy agradecido” e invita a participar. En las pantallas se conserva como el primer día, y este es el rol que realmente da sentido a su vida.

Ignacio Gomar

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds