El Tribunal de Justicia de la Unión Europea entiende que la firma de lujo puede registrar como marca su sello más característico

Unos zapatos Louboutin.  CORDON PRESS
Unos zapatos Louboutin. CORDON PRESS

Un día, el célebre diseñador francés Christian Louboutin cogió el esmalte de uñas rojo de su asistente y coloreó la suela negra de uno de sus modelos de zapato. Como reconoce en su libro, el resultado le gustó tanto que lo extendió a sus colecciones y convirtió ese toque en un sello personal. Acababa de nacer una de las grandes señas de identidad de sus célebres tacones. Ante el éxito imparable de ese sutil signo de distinción, Louboutin registró en 2010 en Benelux ese distintivo rojo en la categoría de zapatos, y en 2013 en la de tacón alto, pero eso no impidió que otras empresas copiaran la idea, concretamente la compañía holandesa de calzado Van Haren. El choque entre ambas llegó a los tribunales: había empezado la guerra de las suelas rojas. Este martes, la justicia europea se ha pronunciado al respecto dando la razón a Louboutin: la marca es válida y está protegida, ha sentenciado la Corte de Luxemburgo.

La exclusividad de sus zapatos de suela roja, que pueden llegar a superar los 1.000 euros de precio, queda por tanto intacta. Y la sociedad Van Haren, que en 2012 empezó a vender zapatos de tacón alto para mujer con la suela revestida de color rojo, no podrá seguir haciéndolo. Cuando Van Haren empezó a comercializar este tipo de productos, Louboutin llevó a la empresa a los tribunales holandeses. Van Haren exigió entonces que se anulara el registro de la marca Louboutin alegando que una directiva europea impide que se inscriban como marca signos constituidos exclusivamente por una forma, en este caso la de la suela.

El tribunal de primera instancia de La Haya no lo vio claro y pidió opinión a la justicia comunitaria, que este martes ha estimado que el color rojo no entra dentro de la categoría de forma en la que Van Haren basaba su ofensiva judicial, por lo que estima que el característico color rojo de las suelas de Louboutin puede seguir bajo la protección de las leyes.

La decisión contradice las conclusiones del abogado general, que era partidario de que la suela roja no podía ser exclusiva de una marca. Y supone una nueva victoria para Louboutin. La controversia en torno al uso de las suelas rojas ha tenido un largo recorrido en otras instancias judiciales. El último envite se vivió hace tres semanas en el tribunal de apelación de París. Como ahora, los jueces se pronunciaron entonces a favor de la firma francesa de lujo y condenaron a la empresa Kesslord por copiar el diseño, obligándoles a abonar una indemnización de 7.500 euros.

Álvaro Sánchez

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds