La famosa modelo, en su primeras vacaciones como divorciada, se fotografía cubriendo su cuerpo con una cesta típica ibicenca

Alessandra Ambrosio en Ibiza  INSTAGRAM
Alessandra Ambrosio en Ibiza INSTAGRAM

La isla de Ibiza se ha convertido un mes de julio más en la meca de las celebridades patrias e internacionales que quieren pasar unos días de descanso, sol y playa. Buena cuenta de estos tres conceptos está dando la modelo brasileña Alessandra Ambrosio a través de su perfil de la red social Instagram, donde en los últimos días ha colgado varias fotos en las que se retrata en diversos lugares de la isla en actitud relajada.

La que fuera ángel de la firma Victoria’s Secret y una de las modelos mejores pagadas del mundo ha elegido la isla mediterránea un año más como destino vacacional. Tras haberse retratado en la plaza Roja de Moscú antes de asistir a un partido de la selección brasileña, la modelo continuó su periplo europeo pasando unos días en Capri, para después volar a Berlín, París y finalmente recalar en Ibiza el pasado viernes.

Ese día fue fotografiada tomando el sol en una hamaca de un conocido beach-club de Sant Jordi, lugar en el que disfrutó del último partido que la selección brasileña disputó en el Mundial de Fútbol antes de ser eliminada. Ese mismo día, la modelo colgó una fotografía en la que se le puede ver entrando en el mar en la playa de Ses Salines con una camiseta de su selección y un bikini.

El domingo, Ambrosio subió a la red social otras dos fotografías en las que aparece tomando el sol sobre las rocas de una playa, con gafas de sol, el pelo recogido y un bikini de color lila. La brasileña ha continuado colgando fotos de sus vacaciones y el lunes se decantó por tomar el sol en la playa de Es Torrent, en la que se retrató descalza y con un vestido playero.

Sus últimas instantáneas están tomadas en Santa Eulalia des Riu y en dos de las imágenes la modelo aparece cubierta aparentemente solo con la típica “senalla” ibicenca, un tradicional capazo de esparto. En otra de ellas se le puede ver deshojando una margarita con el comentario “bajo el sol español” y en la siguiente con un gorro junto a una higuera.

Este es el primer verano de la modelo brasileña después de divorciarse el pasado marzo del empresario norteamericano Jamie Mazur con el que mantuvo una relación que duró 13 años fruto de la cual nacieron sus dos hijos: Anja de 9 años y Noah de 5. La modelo también se despidió a finales del año pasado de la firma Victoria’s Secret con la que alcanzó la fama y a la que permaneció ligada durante 17 años.

Lucía Bohórquez

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds