Aquejada de una infección intestinal, los médicos le recomendaron tres semanas de descanso y anuló un viaje a Tanzania

Aquejada de una infección intestinal de la que no han trascendido detalles, Máxima de Holanda ha vuelto al trabajo este miércoles. Los médicos le aconsejaron tres semanas de descanso, pero ella ha retomado sus citas a los doce días. “Me encuentro bien y estoy encantada de que luzca el sol”, ha dicho la reina consorte, poco antes de inaugurar el Laboratorio de la Deuda, encargado de desarrollar proyectos para evitar que los grupos vulnerables pongan en peligro sus ahorros. Es una labor relacionada con su trabajo como Abogada Especial de la ONU para la Financiación Exclusiva para el Desarrollo, que la lleva a viajar a menudo, y apoya también a escala nacional: cerca de dos millones de hogares holandeses tienen problemas para pagar sus cuentas.

El pasado 2 de noviembre, la esposa del rey Guillermo de Orange canceló todos sus compromisos por prescripción facultativa. Necesitaba descanso y cuidados para tratarse una infección, y la Casa Real confirmó que Máxima había anulado un viaje a Tanzania. Poco antes, la pareja real holandesa había efectuado una visita de Estado al Reino Unido, marcada por dos asuntos dispares: los problemas derivados del Brexit, que Guillermo lamentó en público, y el frenesí desatado entre los comentaristas especializados en la realeza británica por una tiara. Durante la cena de gala con la reina Isabel II de Inglaterra, Máxima se puso la que lleva el denominado diamante Estuardo, el más valioso del joyero de los Orange, y guardado desde hace 70 años. Lo compró en 1690 Guillermo III, príncipe de Orange, para su esposa, y prima hermana, María II, que era de la dinastía Estuardo. La madre de Guillermo III era hija del rey Carlos I de Inglaterra, y Guillermo y María reinaron en Inglaterra, Irlanda y Escocia entre 1689 y 1702.

De izquierda a derecha: el presidente de Austria, Alexander van der Bellen ;
De izquierda a derecha: el presidente de Austria, Alexander van der Bellen ; su esposa, Doris Schmidauer; el rey Guillermo de Orange; y la reina Maxima, este miércoles en La Haya. Getty Images

Hace cinco días, Máxima de Holanda fue filmada en su residencia privada, Villa Eikenhorst, en Wassenaar, municipio cercano a La Haya. Quiso apoyar la enseñanza musical en la infancia, y la música en general, otro de sus temas favoritos. Vestida de rojo y sin salir de su domicilio, recibió a un niño que toca la batería e hicieron un juego de manos. En 2015, la reina holandesa ya tuvo una infección de riñón que la obligó a regresar de China, donde se encontraba en visita de Estado con el soberano. Este miércoles, Guillermo y Máxima han recibido al presidente de Austria, Alexander van der Bellen y a su esposa Doris Schmidauer.

Isabel Ferrer

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds