Hemos entrevistado al director británico Nick Park, que acaba de estrenar su nuevo largometraje animado ‘Cavernícola’; y esto es lo que nos ha contado.

Casi una década después de que el británico Nick Park nos brindase su último corto con el protagonismo de Wallace y Gromit, y unos trece tras su oscarizado largo previo, La maldición de las verduras (The Curse of the Were-Rabbit, 2005), codirigido con Steve Box, vuelve a la carga y estrena Cavernícola (Early Man), su nuevo filme de stop-motion sobre un grupo de seres humanos de la Edad de Piedra que se topa con el futuro y este amenaza el disfrute de su hogar. Con libreto de Mark Burton y James Higginson según una historia suya, se trata del tercer largometraje de Park tras el mencionado y el singularísimo y descacharrante Chicken Run: Evasión en la granja (2000), que elaboró mano a mano con Peter Lord.

“Se ha tardado mucho en desarrollar Cavernícola: el otro día encontré bocetos de los personajes que había hecho en 2010, cuando tuve la primera idea”

“Creo que no he sido realmente consciente del tiempo que ha pasado [desde el proyecto anterior] porque he estado involucrado en otras cosas, ayudando un poco con La oveja Shaun [David Fine, Alison Snowden y Richard Starzak, desde 2007] y desarrollando otros proyectos”, explica el cineasta inglés. “Y se ha tardado mucho en desarrollar Cavernícola: el otro día encontré bocetos de los personajes que había hecho en 2010, cuando tuve la primera idea”. Y eso que no las tenían todas consigo en Aardman, la productora fundada en 1972 por Lord y David Sproxton y especialista en proyectos de claymation (animación con plastilina u otros materiales maleables), cuando llegó el apogeo de la animación digital al estilo de Pixar. “Entonces nos preguntamos: «¿Cuánto tiempo nos queda?»”, explica el director. “Pero nos dimos cuenta de que tanto cine digital hace que destaquemos”.

César Noragueda

Fuente: HIPERTEXTUAL

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds