El cantante, ganador de Eurovisión, cantó en un concierto con su hermana Luísa mientras se pone a punto tras su trasplante de corazón

Salvador Sobral, ganador de Eurovisión 2017.  GTRES
Salvador Sobral, ganador de Eurovisión 2017. GTRES

Salvador Sobral aparece y desaparece donde menos se le espera, aunque siempre hay pistas que facilitan su encuentro: seguir los bolos de su hermana Luísa. El viernes se subió al escenario del Casino de Estoril para cantar con su hermana la canción que le llevó a la fama Amar por los dos.

Desde el trasplante de corazón que sufrió en diciembre, el ganador de Eurovisión se dedica a descansar, a componer y a preparar su próximo disco con canciones inéditas. Sus apariciones públicas son escasas y espontáneas, más por el mono de subirse al escenario que por preparación física u obligación contractual. En los últimos meses ha cantado en Cádiz y en pequeños actos, casi íntimos. En su cuenta de Facebook cuelga avances de su nuevo disco, pero su gran reaparición será el 12 de mayo en la final de Eurovisión. Allí interpretará junto al brasileño Caetano Veloso y, por supuesto, con su hermana Luísa, compositora de Amar por los dos.

En la actualidad su hermana se encuentra de gira para presentar su disco. El viernes actuó en Estoril, donde Salvador dio su último concierto antes de poner su cuerpo en manos de la ciencia. En un momento del espectáculo, su hermano se subió al escenario para acompañarla en la interpretación de la canción eurovisiva para sorpresa del auditorio

En septiembre canceló su exitosa gira de actuaciones por exigencia de los médicos y anunció, en su peculiar humor negro, que iba a dedicar su cuerpo a la ciencia. Después del concierto de despedida en Cascais, Sobral ingresó en el hospital a la espera de un corazón compatible con sus características físicas, espera que se demoró dos meses, hasta el pasado 8 de diciembre.

Desde su sorprendente triunfo en Eurovisión, la vida de Salvador Sobral dio un giro absoluto que su cuerpo no pudo asumir; de no ser contratado por nadie, más allá de algún bar dedicado a jazz sessions, a llenar semanalmente auditorios con miles de butacas. Su disco, publicado meses antes y sin venta alguna, pronto alcanzó el número uno en Portugal. Su canción triunfadora en Eurovisión entró en los Top 50 en 14 países y fue la más descargada en iTunes en 14 países, de Suecia a Ucrania, pasando por Holanda, Polonia, España o Bélgica.

Salvador Sobral tiene firmado por contrato que no puede dar conciertos hasta después de Eurovisión, cuya fecha está fijada para el 12 de mayo. Después del festival realizará un par de actuaciones en Portugal y después partirá de gira por España, donde tiene previsto acudir a varios festivales de jazz como los de Málaga, Valencia, Barcelona, Cartagena y San Sebastián.

Pese alcanzar la fama gracias a Eurovisión, el jazz es su estilo musical preferido y los pequeños auditorios, donde se siente más cómodo. Sin embargo, Salvador ya ha llenado el escenario de Eurovisión, el Altice Arena, con capacidad para 10.000 personas, en un festival de solidaridad con las víctimas de los incendios del pasado año.

Javier Martín del Barrio

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds