El diseñador abandona la red social temporalmente después de haber criticado en ella a Selena Gómez, Chiara Ferragni o Kate Moss

El diseñador italiano Stefano Gabbana.  CORDON PRESS
El diseñador italiano Stefano Gabbana. CORDON PRESS

“Cerrado temporalmente por desintoxicación de Instagram” es la última publicación del diseñador italiano Stefano Gabbana en su cuenta de esta red social en la que ha protagonizado no pocas polémicas últimamente. El estilista ha decidido tomarse un respiro y ha anunciado que su perfil estará cerrado durante un tiempo para desintoxicarse de Instagram. Antes de colgar el cartel virtual de “cerrado por vacaciones”, su tendencia a la provocación y sus rencillas con otras celebridades habían quedado manifiestas.

Con la bloguera de los 14 millones de seguidores y empresaria Chiara Ferragni el diseñador, popular también por no cortarse a la hora de mostrar sus opiniones, tiene un historial de hostilidades algo abultado. La ha llamado cheap (barata) en varias ocasiones en Instagram. “Ella es demasiado barata”, escribía debajo de un GIF burlón que se reía de la italiana. También criticó su vestido de novia, un Dior firmado por Maria Grazia Chiuri que lució el pasado 1 de septiembre en Noto, en Sicilia, durante su boda con el rapero Fedez. “Barato” escribió de nuevo debajo de una publicación de la edición británica de la revista Harper’s Bazaar en la que daba detalles del diseño. Algo que, por otra parte, cabreó al ejército de 14 millones de seguidores de Ferragni. Al parecer, la enemistad entre los dos viene de lejos y se remonta a 2011. Algunos medios señalaron entonces que la influencer pidió como regalo un bolso exclusivo de Dolce & Gabbana en una presentación de la firma de moda en la que participó y que recibió una áspera negativa de los diseñadores. Desde entonces, la antipatía mutua es evidente. Domenico Dolce y Stefano Gabbana no han vuelto a contar con la presencia de Ferragni en ninguno de sus eventos y la reina de Instagram tampoco ha vuelto a lucir creaciones de D&G en público. En cambio prefiere marcas como Dior, Chanel, Yves Saint Laurent o Alberta Ferretti.

Los diseñadores Dolce y Stefano Gabbana, en Nueva York, el pasado abril.
Los diseñadores Dolce y Stefano Gabbana, en Nueva York, el pasado abril. gtresonline

La cantante y actriz estadounidense Selena Gomez ha sido otro blanco de las críticas mordaces del modisto. El pasado junio, siempre a través de la que hasta ahora era su red social de cabecera la llamó fea dos veces en el mismo día y en la misma publicación del medio italiano especializado en moda The catwalk Italia, en inglés primero – “She’s so ugly!” (¡Es tan fea!) y no contento con eso, en italiano después – “È proprio brutta!” (¡Qué fea es!)-, para cabreo de los seguidores de la estrella del pop.

Este martes, la artista de 26 años lanzó una indirecta al diseñador y apareció en la semana de Nueva York con un tocado de brillantes que decía  ugly (fea). Otras celebridades y también los admiradores de Selena salieron en su momento en su defensa y atacaron al polémico estilista. La cantante Miley Cyrus, que ya había tenido una intensa pelea virtual también con Gabbana, despotricó en esta ocasión contra el italiano y elogió el físico de su amiga.

Con él, el debate está servido. En junio, Stefano Gabbana, que lleva 33 años presentando colecciones junto a Domenico Dolce, apuntó sus reflectores hacia la modelo Kate Moss. El portal The catwalk publicó una foto de la británica luciendo un mono negro de Saint Laurent y preguntó a su millón y medio de seguidores si creían que el look era un acierto. El italiano respondió con un escueto “no”. Hubo quien le reprochó estar celoso porque Moss apenas viste diseños de Dolce & Gabbana y quien pidió un programa de crítica de moda presentado por él.

El modisto italiano también ha sido asiduo a enzarzarse en míticas discusiones con la temida cuenta de Instagram Diet Prada, que se dedica a señalar plagios y prácticas dudosas en el mundo de la moda. La última riña fue el pasado enero, cuando la cuenta evidenció las coincidencias entre el escaparate navideño que Dolce & Gabbana había instalado en Harrod’s con el de Gucci del verano anterior. “Ya están los dos ignorantes soltando tonterías”, espetó él, en alusión a los expertos fashionistas Tony Liu y Lindsey Schuyler que dirigen el controvertido perfil.

A pesar de las críticas y las provocaciones, la mitad del dúo creativo Dolce & Gabbana, que parece impermeable a la polémica, sigue conservando su legión de seguidores y enamorados de sus creaciones que le desean que se recupere pronto de los excesos de Instagram.

Lorena Pacho

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds