La policía china intensificó la vigilancia de una anciana médica que en el pasado había prestado servicio en un hospital militar chino.

Gu Xinfang, de 75 años, de la ciudad de Nanjing en el sur de China, practica Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, una disciplina de meditación con los principios fundamentales de verdad, benevolencia y tolerancia.

Practicantes de Falun Dafa representan una escena de tortura, habitualmente usada por la policía china contra los practicantes, durante una manifestación contra la persecución de la práctica por parte de China, en Taipei, Taiwán, el 20 de julio de 2014. (Mandy Cheng/AFP/Getty Images)

Como muchos otros practicantes, Gu notó una mejoría en el bienestar físico y mental después de practicar Falun Dafa. La artritis, la enfermedad cardiaca, la presión arterial alta y otras dolencias habían desaparecido, según Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que sirve como centro de intercambio de información sobre la persecución de la práctica en China.

El 15 de octubre de 2015, Gu fue arrestada por agentes de la policía local y miembros de la oficina 610 local -una fuerza de policía secreta similar a la Gestapo establecida específicamente para llevar a cabo la persecución de Falun Dafa- mientras se dirigía al mercado de alimentos, según Minghui.org.

Los oficiales de seguridad también irrumpieron en la casa de Gu y confiscaron dos computadoras, una impresora, una laminadora, dinero en efectivo por un total de unos 17.000 yuanes (2.600 dólares) y otros artículos personales.

En 1999, el ex líder del Partido Comunista Chino Jiang Zemin lanzó una persecución nacional de Falun Dafa, creyendo que la popularidad de la práctica – hacia el año 1999, se estimó que habían 100 millones de practicantes de Falun Dafa, según los medios de comunicación occidentales que citaron a funcionarios chinos- podría debilitar la autoridad del Partido.

Miles de practicantes de Falun Dafa fueron arrestados y encarcelados por su creencia espiritual. Desde 2015 Gu Xinfang fue perseguida.

El Tribunal de Distrito de Qixia encontró a Gu culpable de presentar una denuncia penal para demandar al ex líder Jiang por su persecución de Falun Dafa. Esto fue a pesar de un nuevo conjunto de directivas del Tribunal Popular Supremo en 2015 que permitía a los practicantes nombrar a Jiang directamente responsable de los abusos que sufrieron. Desde entonces, más de 200.000 practicantes chinos de Falun Dafa y sus familias presentaron denuncias criminales contra Jiang, según Minghui.org.

Gu estuvo detenida durante 10 meses en el Centro de Detención de Nanjing. Su anciano esposo de 75 años de edad se quedó solo en casa.

Un guardia paramilitar en una puerta de seguridad dentro del Centro de Detención No. 1 durante una visita guiada por el gobierno en Beijing el 25 de octubre de 2012. (Ed Jones/AFP/Getty Images)

En julio de 2016, Gu fue puesta en libertad y regresó a su casa, con una sentencia judicial de arresto domiciliario de más de dos años.

Justo antes de que el importante cónclave del Partido Comunista, el 19º Congreso Nacional, tuviera lugar en octubre de 2017, Gu fue llevada a un centro de detención local y estuvo detenida durante un mes. Por lo general, los disidentes se enfrentan a una mayor persecución en momentos políticamente delicados, como lo fue el 19º Congreso Nacional.

El 1 de abril de 2018, agentes de policía y otros agentes de seguridad fueron a su casa y la obligaron a usar brazaletes electrónicos, esposas para las piernas y otros dispositivos electrónicos de monitoreo. También le informaron que habían agregado un año más a su sentencia de arresto domiciliario.

Su sentencia total terminará el 15 de octubre de 2019, cuando tenga casi 80 años de edad.

Se confirmó que más de 4.000 practicantes de Falun Dafa murieron como resultado de torturas y abusos mientras estaban detenidos, aunque se cree que el número real es mucho mayor debido a la dificultad de obtener información de China, según el Centro de Información de Falun Dafa, la oficina de prensa de la práctica. Además, un gran número de practicantes fueron asesinados por sus órganos, para luego ser utilizados en la industria de trasplantes de órganos de China, según investigadores independientes.

A través de  La Gran Época.

Share
Categorías: China Mundo

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds