BEIJING (AP) — Quince personas fueron detenidas en China en medio de un escándalo por la falsificación de documentos en una empresa fabricante de vacunas contra la rabia, informó la prensa estatal el miércoles.

Los detenidos son empleados de Changchun Changsheng Life Sciences Ltd., incluso su director general. Son acusados de manipular registros de inspección tras una visita sorpresa al local por parte de inspectores oficiales la semana pasada.

Los otros detenidos son ejecutivos de la compañía, dijo la emisora estatal.

Tanto el presidente Xi Jinping como el primer ministro Li Keqiang han exigido medidas inmediatas en el asunto, revelando la preocupación oficial sobre la posibilidad de un descontento público por una serie de escándalos recientes en el sector salud, especialmente unos que afectan a niños.

La Organización Mundial de la Salud aplaudió la acción del gobierno, afirmando que “cuando la supervisión es realizada correctamente, los riesgos pueden ser evitados”.

“Si bien el incidente actual es ciertamente lamentable, la detección de esta falla mediante una inspección no anunciada muestra que el sistema de vigilancia de la autoridad regulatoria para proteger a la población está funcionando”, dijo la oficina local de la OMS en un comunicado.

Si bien no se ha reportado afecciones a causa de las vacunas, las autoridades han confiscado los materiales y han suspendido toda la producción en la fábrica ubicada en el noreste de China.

Las revelaciones han causado gran revuelo en las redes sociales, donde han surgido recuerdos de escándalos pasados con medicamentos defectuosos o leche para bebés falsa.

Un escándalo similar estalló hace dos años cuando las autoridades desmantelaron una red criminal que vendía vacunas fraudulentas para bebés y no avisaron a la ciudadanía de ello durante meses.

Share
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds