El régimen chino publicó el 20 de septiembre nuevas regulaciones para las estaciones de radio y televisión a fin de limitar el contenido extranjero y la presencia de actores extranjeros en la pantalla. El mismo día, los medios de comunicación oficiales informaron que los libros escolares deben ser inspeccionados y que cualquier libro extranjero debe ser retirado de las escuelas.

La Administración Nacional de Radio y Televisión de China (una agencia ejecutiva de nivel ministerial que depende directamente del Consejo de Estado) publicó dos proyectos de reglamento el 20 de septiembre. Juntos, se llaman la “Orden de Restricción de Extranjeros”.

En el proyecto de reglamento sobre la importación de programas extranjeros de vídeo y audio se establece que “ninguna organización o persona tiene permitido importar ningún programa de noticias de actualidad”. Todos los programas importados deben pasar por un proceso de inspección de la Administración Nacional de Radio y Televisión.

“Sin aprobación, ningún canal de televisión está autorizado a emitir programas extranjeros de 7 p.m. a 10 p.m. (horario de máxima audiencia)”. El proyecto de reglamento exige que “las películas, series de televisión, animaciones, documentales y otros tipos de programas extranjeros no pueden ocupar más del 30 por ciento del tiempo total de transmisión del mismo tipo de programa todos los días”.

El proyecto de reglamento también exige que los actores de Taiwán, Hong Kong y Macao sean tratados como extranjeros. “En general, ningún extranjero puede ser el anfitrión de un programa [en la televisión china]”.

Además, el reglamento exige que el número de extranjeros en el personal creativo de una serie o programa de televisión no supere la quinta parte del personal creativo total. Todos los creativos extranjeros deben registrarse ante las autoridades centrales dentro de los cinco días siguientes a la firma de un contrato de trabajo. El personal creativo incluye al director, productor, guionista, actores principales, presentador y otros miembros clave involucrados en el proceso creativo.

“El director y el guionista no pueden ser extranjeros trabajando en la misma producción. El actor principal y la actriz principal no pueden ser extranjeros protagonizando el mismo programa”. El proyecto de reglamento ordena que todos los extranjeros “respeten y mantengan la unidad, soberanía e integridad territorial de China”.

Cualquier estación de radio o televisión que viole estas reglas será sancionada con una multa de 30.000 yuanes (4400 dólares).

El mismo día, la agencia estatal Xinhua informó que el Ministerio de Educación de China envió una notificación exigiendo que todas las escuelas primarias y secundarias inspeccionaran sus libros de texto y solo utilizaran libros aprobados por el régimen.

Todos los materiales extranjeros o libros autopublicados deben ser removidos y reemplazados con libros de texto aprobados por el régimen. Mientras tanto, todos los editores de libros de texto autorizados tienen que inspeccionar sus libros para asegurarse de que cumplen con los estándares de la versión de 2011 de los libros de texto de educación obligatoria y que sean compatibles con el plan de estudios nacional.

El informe señala que el Ministerio de Educación realizará inspecciones al azar en el futuro. A partir de la primavera de 2019, cualquier escuela que continúe usando libros no aprobados será penalizada.

“Se trata de una actualización del control ideológico del PCCh”, declaró el 21 de septiembre Tang Jingyuan, comentarista de asuntos chinos radicado en Estados Unidos, a La Gran Época.

Xia Xiaoqiang, otro comentarista en EE. UU., dijo a La Gran Época que el PCCh podría estar endureciendo las restricciones para evitar que el reciente descontento público se descontrole. “En las últimas décadas, ha utilizado la propaganda y el sistema educativo para controlar la mente y el habla del pueblo chino, con el fin de lavarles el cerebro”, afirmó Xia.

“Actualmente, con la enorme presión externa de la guerra comercial [entre Estados Unidos y China], y las injusticias sociales internas, la inflación y otros problemas financieros y sociales, el PCCh está incrementando su control ideológico y restringiendo la libertad de información para evitar disturbios civiles”.

A través de La Gran Época.

Share
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds