Beijing intensificó su represión a los grupos religiosos, especialmente en la provincia de Henan, en el centro de China, donde las autoridades han seguido derribando cruces cristianas.

El régimen chino eliminó recientemente unas siete mil cruces de iglesias en todo Henan, según comentó Jonathan Liu, sacerdote y fundador de la Fraternidad Cristiana China de Rectitud, con sede en San Francisco, en una entrevista el 10 de septiembre con la estación internacional de radio de Taiwán Radio Taiwan International (RTI).

Liu dijo que un pastor de una Iglesia de los Tres Seres ubicada en Henan le dijo el número de cruces mediante WeChat, una popular aplicación china de mensajería.

La Iglesia de los Tres Seres, una iglesia protestante, es una de varias congregaciones que han recibido la aprobación oficial de las autoridades chinas, ya que la ley china estipula que los creyentes religiosos solo pueden acudir a rezar en iglesias autorizadas por el gobierno. Sin embargo, millones de chinos han desafiado tales restricciones para asistir a las congregaciones de las llamadas iglesias clandestinas o iglesias-casas.

Liu agregó que la eliminación de cruces en Henan se centró tanto en iglesias aprobadas por el gobierno como en las iglesias-casas.

En cuanto a por qué Henan es blanco del régimen chino, Liu explicó que Henan es un lugar importante para el cristianismo chino, ya que se la conoce como la Galilea de China, en referencia al sitio donde se dice que Jesús caminó sobre las aguas. En algunas aldeas de Henan, más del 95 por ciento de la población es cristiana, dijo Liu.

“Aunque [las autoridades chinas] nunca lo han reconocido públicamente, la razón detrás de [la supresión de Henan] es que el Partido Comunista Chino (PCCh) quiere asegurar su dominio en la región”, dijo Liu.

La remoción masiva de cruces de iglesias en Henan es similar a lo que sucedió en la provincia oriental de Zhejiang en 2016, según Liu. En aquel año las autoridades chinas eliminaron cruces de más de 1700 iglesias.

También se enfocaron en Wenzhou, una ciudad en Zhejiang que es conocida por su gran número de iglesias y practicantes cristianos, dijo Liu. Esa fue una de las primeras áreas de China visitadas por misioneros extranjeros durante el siglo XIX.

El 10 de septiembre, el régimen chino endureció sus controles sobre grupos religiosos en el país con un nuevo proyecto de directrices. Según el periódico estatal chino Global Times, estas directrices exigen que todas las organizaciones involucradas en la difusión de información religiosa en Internet tengan una licencia de los departamentos provinciales de asuntos religiosos.

Las nuevas pautas también prohíben específicamente que los servicios religiosos en Internet inciten a la subversión, una acusación para prácticamente cualquier cosa que el PCCh desapruebe, como oponerse al liderazgo del Partido.

La reciente represión a los cristianos no se limita a Henan. En Beijing, la Iglesia de Sion, la más grande iglesia-casa de la capital, fue cerrada por las autoridades locales el 9 de septiembre, después de declarar ilegales las reuniones en la iglesia.

Según un informe del 8 de septiembre de la Asociación para la Defensa de los Derechos Humanos y la Libertad Religiosa, una organización sin fines de lucro independiente, también se están aplicando restricciones a las iglesias en la provincia sureña de Guangdong y en la provincia de Heilongjiang en el norte.

Liu dijo a RTI que con el PCCh el cristianismo se ha vuelto muy diferente, porque el núcleo de la religión se ha convertido en una línea del Partido. Los cristianos deben ser obedientes al liderazgo del régimen, dijo.

Por ejemplo, durante los servicios de la iglesia, los feligreses deben cantar el himno nacional de China u otras canciones que alaban al Partido, y los pastores deben leer un conjunto de reglamentos del Partido sobre “asuntos religiosos” antes de dar sermones.

En última instancia, el régimen chino convierte a los cristianos locales en “cristianos rosados”, dijo Liu. El rosa en China tiene el significado subyacente de ser muy patriótico para el PCCh, un juego sobre la importancia del color rojo para simbolizar el comunismo. El término “Pequeño rosa” o “Xiaofenhong” en chino, por ejemplo, se refiere a jóvenes chinos que son ‘trolls’ nacionalistas en Internet, que defienden al Partido contra cualquier crítica.

A través de La Gran Época.

Share
Categorías: China

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds