Niños yemeníes malnutridos en un hospital del distrito de Abs, en la provinci
Niños yemeníes malnutridos en un hospital del distrito de Abs, en la provincia noroccidental de Hajjah. ESSA AHMEDAFP

El embajador de Yemen en España, Nabil Jalid Maisery, no ha querido opinar sobre la venta de 400 bombas de alta precisión de España a Arabia Saudí, uno de los países que intervienen en el conflicto de Yemen. Maisery se ha desentendido del fuerte debate que se ha generado tanto en el Gobierno como en la opinión pública española sobre la posible utilización de este armamento contra la población civil yemení. “Respetamos los acuerdos entre España y Arabia Saudí y como país no nos corresponde opinar”, afirmó ante la pregunta de EL MUNDO.es sobre este tema, en una rueda de prensa celebrada hoy en el Club Internacional de Prensa de Madrid.

“El Gobierno legítimo de Yemen y los aliados [en referencia a la coalición que lidera Arabia Saudí] estamos en la misma trinchera contra los golpistas [los rebeldes hutíes]”, añadió. “No podemos decir que [las bombas] se vayan a utilizar contra la población. Nos duelen las muertes de una y otra parte, porque son todos yemeníes, pero esto es una guerra y en las guerras siempre hay pérdida de vidas y destrucción”, recalcó.

Pese a que ha mantenido reuniones tanto con el Ministerio de Exteriores como con los responsables de Exteriores del PSOE -esta última, la semana pasada-, el embajador no hizo referencia a este tema en sus encuentros, ha asegurado en la rueda de prensa. El conflicto de Yemen se ha cobrado la vida de más de 10.000 personas, la mayoría civiles. Tres de cada cuatro yemeníes dependen de la ayuda internacional humanitaria.

Tras declarar, a principios de septiembre, que cancelaría el contrato de venta de armas a Arabia Saudí firmado por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy, el Gabinete de Pedro Sánchez anunció días después que seguirá adelante con la entrega del armamento previsto. Riad lidera una coalición de países árabes que interviene militarmente desde 2015 en el conflicto de Yemen, del lado del presidente, Abd Rabbu Mansur Hadi. De la otra parte, Irán sostiene a los rebeldes hutíes (pertenecientes a la minoría zaidí, una rama del chiísmo), que ocuparon la capital, Saná, en 2014, y que actualmente controlan zonas del noroeste del país, incluido el estratégico puerto de Hodeida, en el mar Rojo.

Conquista de Hodeida

Maisery reveló que las fuerzas gubernamentales están “a punto de tomar el control de Hodeida”, pero ha dado tiempo para respetar el llamamiento de la comunidad internacional de que no se produzca una masacre de civiles en la ciudad. “Hay capacidad para conquistar ese puerto en un día pero queremos que los hutíes se retiren”. El embajador explicó que la ciudad se encuentra bajo el bloqueo de las fuerzas aliadas y rodeada por tres frentes, dejando un corredor libre por el este “para que los hutíes puedan retirarse y evitar víctimas civiles”.

Según el diplomático, “no hay una fecha determinada” para culminar la conquista de Hodeida y aseguró que el puerto -situado al norte de la ciudad- no está bloqueado. El de Hodeida es el puerto comercial más grande de Yemen y la principal puerta de entrada de alimentos y combustible para el 80% de la población. Sin embargo, el embajador criticó que las organizaciones internacionales “hayan decidido que la ayuda humanitaria llegue sólo a Hodeida cuando tenemos otros puertos en manos del Gobierno, como Adén. Pero no sabemos por qué la comunidad internacional quiere que las ayudas lleguen a Hodeida”.

Según la ONG Save the Children, uno de cada 20 niños menores de cinco años en Hodeida sufre desnutrición aguda severa. En todo Yemen, 5,2 millones de niños y niñas se encuentran en grave situación de inseguridad alimentaria, lo que les pone en peligro de sufrir hambruna. El 64,5% de los yemeníes tiene problemas para comer todos los días.

Acusación contra la ONU

Maisery arremetió contra Naciones Unidas y la acusó de ponerse del lado de los rebeldes hutíes. “La ONU no está haciendo su papel como organización internacional y reconoce a los hutíes como parte legítima”, insistió al constatar el fracaso de tres rondas de negociaciones de paz. También criticó el reciente informe encargado por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, en el que se responsabiliza a todas las partes del conflicto de cometer crímenes de guerra, pero denuncia que los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí para apoyar al presidente Hadi han causado 3.233 de las 5.144 muertes de civiles contabilizadas desde marzo de 2015 a septiembre de 2018.

“Este informe está a favor de los hutíes y critica al Gobierno legítimo. Sólo recoge lo que plantea la otra parte y no ha consultado la Comisión Nacional de Derechos Humanos creada por el Gobierno. Rechazamos este informe. Es absurdo”, sentenció Maisery, quien dijo que también expresó su queja ante España, por ser miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU hasta 2020.

ROSA MENESES

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds