El fiscal jefe Bartomeu Barceló y el ex jefe de la Policía de Baleares, Anton
El fiscal jefe Bartomeu Barceló y el ex jefe de la Policía de Baleares, Antoni Cerdà. J. AVELLÀ Y A. VERA

El fiscal superior de Baleares, Bartomeu Barceló, actúa personalmente en el caso Cerdà, la causa judicial por la que se investiga al ex comisario de la Policía Judicial de Baleares por el presunto cobro de sobornos de un clan de narcotraficantes de Son Banya. Y lo ha hecho intercediendo personalmente por él ante el juez para que, como primera medida, se adelante lo máximo posible la fecha de su interrogatorio judicial.

Barceló lo confirmó ayer a preguntas de este diario. El fiscal superior de las Islas, en el cargo desde el año 2002, explicó que, efectivamente, ha hablado con el juez que instruye la causa, que está siendo impulsada y tutelada desde hace meses por uno de los fiscales bajo su jerarquía, para que, en la medida de lo posible y siempre que la agenda lo permita, acelere la citación del ex comisario Antoni Cerdà, a quien además definió como «amigo» suyo y «un gran policía».

El juez citó la semana pasada a Cerdà y al comisario Antonio Suárez en calidad de investigados por un posible delito de cohecho. A Cerdà, que ha negado cualquier delito, le implican varias conversaciones telefónicas con miembros del clan de La Paca y dos encuentros con El Ico, hijo de la matriarca del clan, tras pedirle por mensaje que le llevase el «libro que tú tienes». El Ico y otros miembros de la organización han declarado que supuestamente le pagaron 36.000 euros y que les llegó a pedir 150.000 euros por gestiones e información. Cerdà lo niega y dice que estaba realizando gestiones para la Fiscalía Anticorrupción, aunque miembros del clan hablaban en sus conversaciones de que tenían que llevar dinero a un «pez gordo de la Policía», sin identificar a quién.

El juez Juan Manuel Sobrino ha emplazado para el próximo 8 de octubre a Cerdà. Una fecha muy lejana en el tiempo pero que, como ocurre en cientos de procedimientos judiciales, no supone un plazo inusual ni exageradamente dilatado atendiendo a la saturación de los tribunales y el parón que en la práctica se registra en el mes de agosto. Cerdà ya ha lamentado la lejanía de esa fecha trasladando a su entorno y a algunos medios que querría poder dar explicaciones y defenderse con su versión exculpatoria cuanto antes.

Barceló considera que su lamento está justificado ya que, según argumentó ayer, la causa lleva «mucho tiempo» bajo investigación. Para ser precisos, y aunque las causas por narcotráfico de las que deriva la causa son previas, el procedimiento que afecta al ex comisario se inició en octubre del pasado año, estando bajo secreto hasta el jueves de la pasada semana.

Al ser preguntado ayer acerca de si no considera que está dando un trato especial con respecto a cualquier ciudadano, el jefe de los fiscales de Baleares dijo que «no hay que entrar en esas consideraciones, porque un ciudadano normal y corriente no sale en las primeras páginas de los periódicos», como, por motivos obvios, ocurre con Cerdà, lo que «puede ocasionar más perjuicio». «Hay que intentar que se acelere la cita pero no para dar ningún trato de favor, sino para garantizar los derechos de los afectados de la mejor forma posible», agregó. Barceló no quiso entrar en el fondo del asunto ni adelantar cuál va a ser la posición de la Fiscalía, uno de cuyos fiscales ha sido quien ha impulsado las pesquisas junto a la propia Policía Nacional y el juez. «Nunca jamás adelanto ni valoro el posicionamiento de la Fiscalía», respondió. Sin embargo, sí dijo que «el asunto huele mal y hay que esclarecerlo porque podría ser un malentendido u ocultar intereses espurios» en contra del comisario.

Al hablar de Cerdà, un ex agente con 46 años de servicio y ex jefe de la unidad judicial, no tuvo reparos en decir que es «amigo», un «gran profesional» y que «ha sido un gran policía» con buena trayectoria.

EDUARDO COLOM

Fuente: EL MUNDO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds