Luis Bárcenas (centro) y su ex chófer, Sergio Ríos (derecha), en una foto de
Luis Bárcenas (centro) y su ex chófer, Sergio Ríos (derecha), en una foto de archivo de 2013. JUAN MEDINA

El juez que investiga la denominada ‘Operación Kitchen’ atribuye a Sergio Ríos, ex chófer personal de Luis Bárcenas, los delitos de robo y de malversación de caudales públicos. El magistrado Diego de Egea advierte la existencia de indicios de que el ex conductor se apropió de documentos y material informático del ex tesorero del PP entre 2013 y 2015, periodo en el que fue confidente de la Policía Nacional, motivo por el cual le imputa el primero de los delitos. De manera paralela le considera responsable del segundo tipo penal toda vez que durante dicho espacio de tiempo percibió de forma periódica fondos reservados aprobados por la Secretaría de Estado de Interior.

Según ha podido acreditar EL MUNDO, el titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional también considera delictiva la obtención de una plaza de policía por parte de Ríos al considerar que se le dispensó un trato de favor como forma de remuneración por los servicios de espionaje prestados en plena guerra entre Bárcenas y el Gobierno que presidía Mariano Rajoy. En este caso le atribuye la comisión de un tercer delito como beneficiario de una actuación administrativa prevaricadora e ilegal articulada desde la Dirección General de la Policía.

Tras advertir la comisión de los referidos delitos, De Egea emplazó ayer, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, a Ríos para que prestase declaración en calidad de imputado. El ex conductor de Bárcenas se negó a prestar declaración aferrándose a que la pieza en la que se investiga la ‘Operación Kitchen’ en el marco del ‘caso Villarejo’ se encuentra todavía bajo secreto y, por lo tanto, no conoce su contenido y las acusaciones que se vierten sobre él. Ríos accedió al juzgado cubierto con un casco de moto para no ser identificado por los medios de comunicación y lo abandonó de la misma guisa sin hacer ningún tipo de declaraciones.

El juez atribuye al ex chófer de Bárcenas los delitos de robo, malv 1

Tal y como ha revelado EL MUNDO, Ríos se apoderó de abundante documentación en poder de Bárcenas vinculada a la financiación ilegal del PP en los principales bastiones en los que gobernaba: Madrid, Valencia y Galicia. Aprovechándose de la confianza que tenía depositada la familia en él interceptó numerosas pruebas de pagos en negro en las referidas sedes regionales del partido. Pero también manuscritos personales de la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, a la que se refería como “la jefa” mientras la espiaba para el Ministerio del Interior.

Especial relevancia tienen estos últimos documentos, entregados por este periódico a la Audiencia Nacional y que han provocado la reciente imputación de Iglesias y del propio Bárcenas después de que la Fiscalía Anticorrupción haya acreditado que dichas pruebas nunca fueron entregadas por ambos a la Audiencia Nacional en los procedimientos en los que han sido investigados.

Tras ser requerido por la Audiencia Nacional, el Ministerio del Interior, tal y como adelantó este diario, ha admitido ya la existencia de la ‘Operación Kitchen’ para espiar a Bárcenas y ha reconocido oficialmente que se emplearon fondos reservados para sufragar este operativo. No obstante, todavía queda pendiente que el Ministerio que dirige en estos momentos Fernando Grande-Marlaska entregue un informe definitivo en el que explique qué funcionarios de la Dirección Adjunta Operativa y de la Comisaría General de Información intervinieron y quiénes fueron los responsables políticos y policiales que les dieron la orden de robar el arsenal que estaba utilizando Bárcenas contra el PP.

ESTEBAN URREIZTIETA

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: España Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds