El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras el Consejo de
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras el Consejo de Ministros SERGIO G. VALERO

Cuatro días después de que el PSOEpresentase la moción de censura contra él y tras verse obligado a cancelar su viaje a Kiev para la final de la Champions, Mariano Rajoy empieza a sentirse algo más tranquilo. A la felicidad de la victoria del Madrid se suma que el presidente vislumbra con bastante claridad que la iniciativa de Pedro Sánchez no prosperará. El viernes, relatan fuentes del partido, el temor a perder el Gobierno se había instalado en el PP pero 72 horas después el futuro inmediato se contempla con más calma.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, fijó este lunes el debate de la moción socialista para el próximo jueves y viernes. El reglamento establece que la moción de censura se puede votar cinco días después de su presentación y eso convierte el próximo viernes en el primer día hábil para hacerlo. Moncloa no ha querido dejar pasar más tiempo, pese a que en la otra moción de la de legislatura, la que registró Podemos y se debatió en junio pasado, no se puso fecha hasta 24 días después.

A lo largo del fin de semana Génova ha transmitido a sus barones tranquilidad. El mensaje es que “no se puede decir al 100% que no va a salir” pero la visión que tiene el PP es que es “poco probable que prospere”. Dejan un margen de duda porque, apuntan fuentes populares, “imposible” no es.

A lo largo del fin de semana, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ha mantenido contactos con dirigentes autonómicos. Fuentes territoriales sostienen que tanto Moncloa como la dirección del PP han puesto toda la maquinaria en marcha durante el sábado y el domingo, y que fruto de todo ese trabajo se tiene la convicción de que naufragará. Lo natural, apuntan estas fuentes, es que se hayan producido contactos con Ciudadanos y el PNV y que se sepa ya que ninguno de estos dos partidos la respaldará.

Maíllo, en una entrevista este lunes en Antena 3, explicó que sólo hay dos opciones para que Rajoy pueda ser desalojado de La Moncloa. Una, la moción “instrumental” que plantea Cs para hacer presidente a alguien que no sea Sánchez, con el único mandato de convocar elecciones. “Eso parece que no va a cuajar”, señaló el coordinador del PP. La otra opción, la de los independentistas (PDeCAT y ERC), el PNV y Bildu “está abierta”. “Creo que esa es la única que ahora mismo está más abierta”, afirmó.

La sensación en las filas del PP es que el PNV no respaldará a Sánchez, después de haber apoyado los Presupuestos de Rajoy. Sólo hay un leve resquicio de duda: que los vascos sepan que si ésta fracasa en las próximas semanas Rivera presentará otra moción con la única idea de que se convoquen elecciones, que podría recabar el apoyo de PSOE y Podemos. Ante ese hipotética posibilidad de unos comicios a corto plazo que beneficiarían a Rivera, el PNV optaría por hacer ahora presidente a Sánchez.

Estas son las elucubraciones en las filas del PP aunque la consigna oficial es que la moción de censura se malogrará el viernes.

A partir de este momento, lo que haga Rajoy es algo absolutamente desconocido para el PP. Debería “reaccionar”, sostienen, pero no hay ninguna convicción de que esto suceda. “No hará nada”, mantienen fuentes del partido. Pese a que en los últimos días, fruto de la sentencia del caso Gürtel, se ha consolidado la idea de que no puede volver a ser candidato y de que otro cabeza de cartel mejoraría las expectativas del PP, aventurar sus movimientos resulta imposible para los populares. De hecho, algunos dirigentes territoriales no acaban de ver claro que no se vuelva a presentar. Por el momento el partido le está dando tiempo para que resuelva el desenlace de la legislatura. Pero ese final puede estar inexorablemente unido al suyo. Algunos le presuponen la responsabilidad de hacer lo mejor para el PP, otros creen que “sólo piensa en él”.

MARISOL HERNÁNDEZ

Fuente: EL MUNDO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds