Los economistas chinos analizaron los datos comerciales de China y el pronóstico no parece optimista.

La semana pasada, el régimen chino anunció que había registrado un déficit en cuenta corriente de 28.200 millones de dólares en los tres primeros meses de 2018, el primer déficit trimestral registrado desde 2001.

Pero el régimen chino seguía confiado, ya que seguía registrando un superávit comercial con los Estados Unidos. De enero a abril, el superávit comercial de China con Estados Unidos fue de 80.400 millones de dólares, según datos oficiales de aduanas.

No tan atractivo

Sin embargo, los economistas chinos Deng Haiqing y Chen Xi escribieron en un artículo publicado el 8 de mayo en Caixin, una revista de negocios china, que los números en realidad no son tan alentadores como podrían parecer, debido a la depreciación del dólar estadounidense. En comparación con abril de 2018 y abril de 2017, el dólar estadounidense se depreció frente al yuan en aproximadamente un 9 por ciento.

En cambio, compararon el volumen total de importaciones y exportaciones en yuanes chinos, para el mismo período -enero a abril- de este año y el año pasado. Encontraron que el número fue significativamente menor este año, “lo que indica que la situación del comercio exterior no es optimista”, describieron.

Los contenedores se ven en el puerto de aguas profundas de Yangshan en Shanghai, China, el 24 de septiembre de 2016. (Aly Song/File Photo/Reuters)

Deng y Chen analizaron además las tendencias actuales de la economía china y predijeron que tendrían un impacto negativo en el crecimiento: el consumo interno estuvo en declive, mientras que las inversiones extranjeras en el sector manufacturero chino disminuyeron o se estancaron. Por último, las recientes tensiones comerciales con Estados Unidos provocaron incertidumbre en el comercio exterior.

A medida que los precios de la tierra y otros costos operativos continúan subiendo, particularmente en centros de manufactura como Shenzhen, muchas multinacionales comenzaron a cerrar sus fábricas en China. Esta semana, el fabricante japonés de tecnología Olympus anunció que cerrará su fábrica de cámaras digitales en Shenzhen y trasladará la producción a Vietnam.

La semana pasada, el conglomerado surcoreano Samsung también cerró su fábrica de Shenzhen, argumentando su preocupación por la caída de los beneficios como resultado de los aranceles anunciados por Estados Unidos sobre los productos tecnológicos fabricados en China.

Las actuales tendencias del comercio apuntan a problemas

Mientras tanto, un bloguero ampliamente leído que escribe sobre la economía china bajo el apodo “Manzu Yongshi”, también dio una perspectiva más pesimista, basada en datos comerciales oficiales: en 2017, la tasa de crecimiento de las exportaciones totales de China creció un 7,9 por ciento, mientras que la tasa de crecimiento de las importaciones totales de China alcanzó el 16 por ciento, lo que significa que las importaciones están aumentando el doble de la tasa de exportación. “Como resultado de este cambio, el superávit comercial total de China en 2017 continuó estrechándose, reduciéndose en un 17,1 por ciento [en comparación con 2016]”, escribió el blogger.

Mientras tanto, según datos oficiales, el déficit de China en el comercio de servicios -principalmente debido a un alto volumen de turismo saliente e importaciones de tecnología- continúa creciendo. En 2017, ese déficit alcanzó nuevos niveles: 1,62 billones de yuanes (unos 255.000 millones de dólares).

En los tres primeros meses de 2018, el déficit del comercio de servicios fue de 76.200 millones de dólares.

Siguiendo estas tendencias, si el superávit del comercio de bienes sigue cayendo mientras el déficit del comercio de servicios aumenta, es muy probable que China incurra en un déficit comercial total en 2018, concluyó Manzu Yongshi.

EE.UU. es el mayor cliente de China

Los últimos datos comerciales también revelan cuánto depende China de los negocios comerciales con Estados Unidos y por qué China puede perder si la relación comercial sigue deteriorándose.

De enero a abril de este año, el superávit comercial de China con Estados Unidos fue de 80.400 millones de dólares, mientras que el superávit comercial general de China fue de 76.700 millones, lo que significa que casi todo el superávit comercial de China proviene de la exportación de bienes a Estados Unidos.

A través de  La Gran Época.

Share
Categorías: China Mundo

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds