Agentes de la Policía trasladan documentos tras la detención de
Agentes de la Policía trasladan documentos tras la detención de Manuel Charlín Lavandeira Jr.EFE

El macro operativo anti droga desarrollado durante los dos últimos días contra un grupo organizado del que formaba parte el histórico narcotraficante gallego Manuel Charlín Gama ha permitido detener a capos de la droga que la Policía Nacional considera que vienen protagonizando la historia del narcotráfico de los últimos 40 años.

El más conocido es Manuel Charlín, patriarca del conocido clan de los Charlines, uno de los más violentos de los clanes de la droga gallegos y,que a sus 85 años está considerado el último de los grandes patriarcas de una organización en Galicia. La lista de arrestados también la integra el mayor de sus seis hijos, Melchor Charlín Pomares, también con antecedentes por narcotráfico y que vivía con él en una mansión de Vilanova de Arousa; el narcotraficante Jacinto Santos Viñas y el empresario naval Jose Andrés Bóveda Ozores, conocido como Charly y considerado por la Policía como uno de los narcotraficantes más activos de la última década en Galicia.

El éxito del operativo, capitaneado por el Grupo de Respuesta Especial para el Crimen Organizado (Greco), reside en que logra sacar de circulación de nuevo a estos históricos narcotraficantes y también a que se ha logrado desarticular una de las más importantes organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas a través de las costas gallegas y atacar a las distintas ramas del grupo criminal, desde los organizadores a los transportistas por mar y los alijadores de la droga en tierra.

La Policía Nacional cifra el número de detenidos en 24 mientras que el Tribunal Suprior de Xustiza de Galicia lo eleva a 26. El grueso de ellos fueron detenidos en tierra, al menos 19 según los datos judiciales, pero también hubo cuatro arrestos en alta mar a bordo del remolcador que llevaba un alijo de más de dos toneladas de droga procedente de Sudamérica con destino a las costas gallegas y otros tres fueron arrestados en una segunda embarcación, un pesquero que iba al encuentro del remolcador.

A bordo del remolcador que llevaba la cocaína iban dos tripulantes de origen español y dos senegaleses y fueron aborados a la altura del archipiélago portugués de Azores. Esos cuatro tripulantes de la embarcación ya pasaron a disposición judicial antes de la llegada del alijo con la droga a tierra. La diligencia se hizo por teléfono satélite con el patrullero del El Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional que lo abordó y, tras tomarles declaración, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Vigo que instruye la operación acordó su ingreso en prisión.

El segundo barco fue interceptado en colaboración con el Servicio de Vigilancia Aduanera. Fue abordado cuando navegaba hacia alta mar para, presuntamente, recibir el cargamento de droga y trasladarlo hasta un puerto de la provincia de A Coruña. En la embarcación, de las habituales que trabajan legalmente en aguas fronterizas entre España y Portugal, iban tres marineros que fueron detenidos al estar en plena connivencia con la organización que les había encomendado el trabajo.

A la veintena de detenidos es les atribuye inicialmente los mismos delitos, tráfico de droga en cantidad de notoria importancia cometido en el seno de una organización criminal. A excepción de los cuatro tripulantes que viajaban en el buque con la droga con destino a un puerto canario al que llegarán al próxima semana, el resto esperan en las comisarías de la Policía Nacional de Pontevedra y Vigo a su paso a disposición judicial. Está previsto que sea este viernes 10 de agosto.

Un año de investigación

La investigación comenzó hace un año, cuando los agentes detectaron la existencia de una organización criminal dedicada a la importación de cocaína a través de las costas gallegas y que tenía la particularidad de que utilizaba pesqueros de los que habitualmente realizan su legal trabajo en las aguas fronterizas entre España y Portugal para coger la droga en alta mar y, a modo de lanzadera, acercarla hasta las costas gallegas.

El martes fue abordado en alta mar el barco con el alijo y este miércoles se desarrolló el grueso del operativo con un amplio operativo policial que permitió realizar un un total de 23 registros en diversas localidades gallegas -Ribeira, Boiro, Cambados, Villagarcía de Arousa y Vilanova de Arousa-, y también en otros puntos del territorio nacional como Huelva, Marbella (Málaga) y Yuncos (Toledo).

La operación permanece abierta y ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número cuatro de Vigo (Pontevedra) y coordinada por la Fiscalía Especial Antidroga de Pontevedra.

NATALIA PUGA

Fuente: EL MUNDO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds