El Ministerio Público activa la maquinaria para aclarar quién asestó 151 cuchilladas a una niña de ocho años y a su padre

El acusado del doble crimen de Almonte, sale en libertad de la Audiencia de H...
El acusado del doble crimen de Almonte, sale en libertad de la Audiencia de Huelva. JULIÁN PÉREZ (EFE)

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha activado la maquinaria para repetir el juicio del doble crimen de Almonte (Huelva), que se saldó en 2013 con la muerte de una niña de ocho años y su padre, de 39, tras recibir 151 puñaladas.

La Fiscalía ha pedido a la Audiencia Provincial de Huelva, donde se celebró el juicio con jurado que absolvió al único sospechoso, F. J. M., expareja sentimental de la madre de la menor fallecida, que remita con urgencia la causa sobre el doble crimen.

De la petición se infiere que el ministerio público estudia solicitar a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo la repetición de la vista, que se celebró el pasado octubre. El argumento que baraja la fiscalía del Supremo es el hallazgo “de defectos” en el veredicto de inocencia, según fuentes de la investigación.

El objetivo del Ministerio Público pasa por analizar toda la causa y determinar si el jurado actuó, o no, correctamente. La Fiscalía de Huelva, que pidió 50 años de cárcel para F. J. M. por el doble asesinato, recurrió el veredicto ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Granada, que validó la sentencia el pasado febrero.

La Asociación Clara Campoamor, que ejerce la acusación popular, solicitó a la Fiscalía del Supremo que estudiara el asunto ante el convencimiento de que F. J. M. debía ser declarado culpable. El veredicto de la absolución se sustanció en ocho votos a favor y uno en contra. Si, como parece previsible, la Fiscalía pide finalmente la repetición del juicio, la última palabra la tiene la Sala de lo Penal del alto tribunal.

F. J. M., de 34 años, mantenía una relación sentimental con la madre de la niña fallecida cuando se produjo el crimen, en abril de 2013. Y trabajaba en un supermercado con ella y el padre de la menor, la otra víctima.

La Guardia Civil encontró muestras de ADN del único acusado en tres toallas de la casa de Almonte donde fueron hallados los cadáveres. Los investigadores manejaron desde un principio la hipótesis del crimen pasional. Incidieron en el ensañamiento que demostró el asesino. La menor murió tras recibir 104 puñaladas y su padre, 46.

La investigación reveló que la matanza que acabó con la vida de Miguel Ángel Domínguez y su hija María duró 10 minutos. Y que el agresor acuchilló primero al padre, que salía de la ducha. Y después, se encargó de su hija, que intentó sin éxito refugiarse en la cocina tras percatarse del apuñalamiento de su progenitor.

El único acusado permaneció en prisión entre julio de 2015 y octubre de 2017.

La Fiscalía de Huelva solicitó el pasado noviembre la repetición del juicio con un nuevo jurado y la anulación de la sentencia absolutoria, pero el Tribunal Superior decidió mantener el veredicto del jurado. El Ministerio Público resaltó el supuesto móvil pasional, una circunstancia que no encaja con las 104 cuchilladas que recibió la pequeña.

La casa no fue forzada y el asesino conocía su distribución, según el fiscal. El sospechoso negó la autoría en el juicio. Aseguró que estaba trabajando cuando ocurrió la matanza.

José Antonio Hernández, Joaquín Gil

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds