El reciente asesinato de un funcionario chino a manos de su subordinado es el último incidente en una larga y sangrienta serie de violaciones a los derechos humanos cometidas por una organización paralegal del partido.

Sun Hengshan, de 57 años, era el director de la Oficina 610 en la provincia de Jilin al noreste de China. Fue apuñalado una docena de veces por su subordinado alrededor de las 2:25 pm el 8 de junio, informó el sitio web estatal de noticias The Paper, el 11 de junio. Sun murió por las heridas dos horas más tarde en un hospital.

La Oficina 610 es una fuerza policial secreta tipo Gestapo, establecida para llevar a cabo la persecución a chinos que practican la disciplina espiritual Falun Gong. Falun Gong es una práctica que ha sido proscrita y suprimida violentamente por el régimen chino desde 1999.

El subordinado de Sun, de apellido Shi, se escapó luego de apuñalarlo, pero se entregó en una estación de policía en el distrito Kuancheng de la ciudad Changchun, la capital de Jilin, alrededor de las 4:00 pm. Shi luego admitió haber matado a Sun en venganza por la pobre calificación de desempeño que recibió en 2014, la que luego provocó que bajara de rango.

Según The Paper, Shi está detenido mientras se investiga su caso, bajo acusación penal.

Sun tuvo una larga carrera en Jilin. Antes de ser nombrado en su último puesto, fue jefe de un buró bajo el Comité Supervisor de Asuntos Judiciales del Congreso Popular de Jilin, la legislatura servil de la provincia y jefe del buró en la Comisión de Inspección Disciplinaria de Jilin, una agencia anticorrupción, según el buscador chino Baidu.

La muerte de Sun suma a la mala reputación de la Oficina 610, donde 783 oficiales han muerto por enfermedad, suicidio o accidentes automovilísticos mientras ocupaban su cargo. Según Minghui.org, un sitio web que informa sobre la actual persecución en China, varios también fueron despedidos luego de investigaciones internas por delitos de corrupción.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una popular práctica de autocultivación, con ejercicios de meditación y principios morales basados en vedad, compasión y tolerancia. Luego de presentarse en China en 1992, el número de adherentes alcanzó los 70 a 100 millones en 1999, según estimaciones oficiales. El entonces cabecilla del Partido Comunista Chino (PCCh), Jiang Zemin, pensaba que la popularidad del grupo sería una amenaza para el régimen comunista.

Jiang estableció la Oficina 610 el 10 de junio de 1999, de allí su nombre. Las oficinas se crearon por todo el país en 10 días. Desde entonces, cientos de miles de practicantes de Falun Gong han sido arrestados y sometidos a abuso, tortura y trabajo forzado en prisiones, centros de lavado de cerebro y hospitales psiquiátricos.

Los practicantes de Falun Gong en la provincia de Jilin están entre los más brutalmente perseguidos. Según Minghui.org, más de 290 adherentes han sido asesinados en Jilin al 12 de junio. Solo las otras provincias norteñas de Liaoning, Heilongjiang y Hebei tienen una cifra mayor de muertos. Dada la dificultad de sacar información delicada de China, la cifra real de muertos es probablemente mucho mayor.

Muchos oficiales de la 610 han encontrado destinos siniestros. Yang Shuntian, el exdirector de la Oficina 610 en el distrito Luyuan de Changchun, complotó con autoridades escolares, estaciones de policía y el sistema judicial para acosar, arrestar y detener a más de 100 practicantes locales de Falun Gong, informa Minghui.org. Yang Shuntian ha dejado su cargo desde entonces.

Según Minghui.org, Liu Yuanjun, expresidente de la Oficina 610 de la ciudad de Changchun, detuvo una vez a más de 5000 practicantes en la ciudad en un lapso de 10 días bajo órdenes de Jiang. Murió de cáncer de pulmón a la edad de 54 años en abril de 2006.

Share
Categorías: China Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds