Los ministros de Exteriores urgen a reactivar el diálogo político para poner fin a la guerra

El ministro francés de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian (izquierda), di...
El ministro francés de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian (izquierda), dialoga con su homólogo británico, Boris Johnson, al inicio del Consejo. JULIEN WARNAND EFE

Europa evita dar un apoyo cerrado a los ataques liderados por Estados Unidos contra el régimen sirio por el uso de armas químicas. La insistencia de Francia y Reino Unido, que participaron en la acción militar estadounidense para que toda la UE los respaldara plenamente, ha logrado arrancar una adhesión indirecta: Europa admite que los bombardeos aéreos “solo pretendían evitar que se vuelvan a emplear armas químicas por parte del régimen sirio contra su propio pueblo”, y añade que los países miembros “apoyan todos los esfuerzos destinados” a ese fin.

Los ministros de Exteriores de los 28 Estados miembros han resuelto con un claro ejercicio de contorsionismo político su respuesta a los bombardeos que el pasado fin de semana alcanzaron objetivos militares muy medidos del régimen sirio. La UE se siente incómoda otorgando un apoyo pleno —como sí hizo la OTAN el pasado sábado— a unos ataques que no cuentan con el respaldo de Naciones Unidas. Al mismo tiempo, concede que el uso de armas químicas no puede quedar sin respuesta y que Rusia ha bloqueado todos los intentos de avanzar en ese ámbito.

En el estrecho margen que deja esa doble reflexión, los ministros europeos de Exteriores han pactado un documento del que se desprende el apoyo político a la acción estadounidense como mal menor, pero sin condensarlo en una sola frase. A continuación, Europa sostiene que la situación actual urge a “revitalizar la búsqueda de una solución política” para una guerra que se prolonga ya más de siete años, según las conclusiones aprobadas durante la reunión que mantienen los titulares europeos de Exteriores en Luxemburgo.

El texto supone el punto de consenso entre las posturas británica y francesa por un lado, que participaron en el bombardeo y lo defienden como la única solución posible, y otras que temen una escalada bélica tras ese episodio. “Después de lo ocurrido [en referencia al ataque químico atribuido al régimen sirio], los ataques calibrados eran absolutamente correctos, hemos hecho lo correcto para Reino Unido y para el mundo”, proclamó el ministro británico, Boris Johnson, a su llegada a la reunión europea. “Si queremos una solución política, hay que mantener el diálogo con Rusia e Irán. La prioridad es recuperarlo. No será fácil, pero puede que ese sea el papel de la UE”, opuso el titular belga, Didier Reynders.

Lucía Abellán

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ads will display in 00:10 seconds