Mahmud Abbas anuncia que su Gobierno retirará el reconocimiento del Estado de Israel

Manifestantes palestinos montan una barricada, este martes cerca de Ramala (C...
Manifestantes palestinos montan una barricada, este martes cerca de Ramala (Cisjordania). MOHAMAD TOROKMAN REUTERS

Este martes ha sido un día de huelga y de luto en los territorios palestinos y en Jerusalén Este en apoyo a las víctimas de los enfrentamientos en Gaza durante las protestas por el traslado, este lunes, de la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a la Ciudad Santa. 60 palestinos murieron por fuego israelí en la Franja de Gaza donde se vivió la jornada más sangrienta desde la guerra de 2014 entre Israel y el Movimiento de Resistencia Islámico (Hamás). El mandatario palestino, Mahmud Abbas, ha anunciado que retirarán el reconocimiento del Estado de Israel.

Este martes, resultaba difícil encontrar en la Ciudad Vieja de Jerusalén alguna tienda abierta cuyo dueño no fuera judío. “Lo que ha sucedido es terrible. Es una lástima que esté todo cerrado pero deben honrar a sus muertos y exigir que alguien haga algo para evitar más muertes”, contaba Gloria Patricia, una turista mexicana en la Plaza del Santo Sepulcro. Los barrios árabe y cristiano del casco antiguo permanecieron prácticamente desiertos con algún que otro grupo de peregrinos siguiendo el viacrucis por la Vía Dolorosa y numerosa presencia de las fuerzas de seguridad israelíes.

Con todos los comercios, instituciones y colegios también cerrados, a mediodía, las sirenas sonaban en Ramala para recordar que, este martes, los palestinos conmemoraban también el 70 aniversario de la Nakba —su catástrofe nacional, cuando muchos tuvieron que abandonar sus tierras al estallar la guerra que siguió al nacimiento del Estado israelí el 14 de mayo de 1948—. Miles de ellos participaron en lo que llamaron la Gran Marcha de Retorno de Ramala gritando consignas contra la ocupación y portando una llave gigante, símbolo de su esperanza de retorno a los hogares de los que fueron expulsados “La Nakba es la limpieza étnica del pueblo palestino. Es apartheid y se está intensificando”, dijo Nabil Shaath, asesor presidencial palestino en política internacional.

Una humareda negra cubrió a mediodía el cielo en la entrada norte de Belén. Decenas de jóvenes palestinos cortaron una de las calles principales y prendieron fuego a una pila de neumáticos para enfrentarse con piedras y cócteles molotov a los soldados israelíes del control militar de acceso a la ciudad.  Escenas que se repitieron en Abu Dis, al este de Jerusalén, en el centro de Hebrón, al norte de Ramala, en Nablús y en las inmediaciones del paso de Qalandia. En Ramala, hubo al menos cinco heridos por balas de acero recubiertas de goma, aseguraron a Efe fuentes médicas.

Entre el lunes y el martes, 38 palestinos han sido arrestados por las fuerzas israelíes, 20 de ellos en Jerusalén durante las protestas, informó el portal palestino Wafa.

Todo ello en el día en el que el presidente palestino, Mahmud Abbas —recién llegado de una gira por latinoamérica— se sometía a una pequeña intervención ambulatoria en un hospital de Ramala. El rais decretó tres días de luto oficial por las víctimas de los enfrentamientos con Israel y calificó como de “asentamiento avanzado” el traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén. El líder palestino que calificó de “masacre” lo sucedido este lunes en Gaza, también anunció que en los próximos días su gobierno llevará a cabo diversas reuniones para implementar las decisiones tomadas en la última reunión del Consejo Central Palestino, entre ellas, la de retirar el reconocimiento del Estado de Israel.

El Consejo de Ministros reunido en Ramala condenó firmemente el hecho de que los representantes de Hungría, Rumania, Austria y República Checa participasen en la recepción ofrecida por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel con motivo de la apertura de la nueva Embajada de Estados Unidos en Jerusalén. También anunció que el Gobierno palestino acudirá a la ONU y otros organismos como la Corte Penal Internacional para pedir que se ponga en marcha una investigación sobre la actuación de los militares israelíes para sofocar las manifestaciones en la Franja de Gaza.

Lourdes Baeza

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds