David Marjaliza, durante una comparecencia en el Congreso de los
David Marjaliza, durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados. BERNARDO DÍAZ

El empresario David Marjaliza fue quien delató la existencia del millón de euros que Francisco Granados ocultaba en un altillo de la casa de sus suegros. Quien fuera íntimo amigo del ex secretario general del PP de Madrid decidió remitir una carta a la Fiscalía Anticorrupción desde la cárcel, poniendo en conocimiento de los investigadores la existencia de esos fondos ocultos e identificando el lugar exacto.

Hasta el momento, sólo se había podido determinar que la información llegó de manera anónima al Ministerio Público, pero nunca se pudo identificar al autor del chivatazo. Según ha podido acreditar EL MUNDO, fue el propio Marjaliza quien, tras confesarle Granados la existencia del dinero y el escondite en el que se encontraba, decidió poner en conocimiento de Anticorrupción las claves para localizarlo.

La mecánica que utilizó Marjaliza para hacer llegar la información a la Fiscalía consistió en entregarle a un preso que iba a disfrutar de un permiso penitenciario la misiva para que, aprovechando su salida, la remitiera al Ministerio Público.

Marjaliza, que ha decidió colaborar con la Fiscalía para esclarecer la denominada trama Púnica a cambio de una rebaja en su condena, se encuentra en estos momentos dispuesto a confesarse el autor del chivatazo para que éste sea valorado como un atenuante más. No en vano, hoy vuelve a declarar ante la Audiencia Nacional y está dispuesto a relatar cómo articuló la filtración que dio lugar al descubrimiento policial.

Cabe recordar que los investigadores recibieron la información y solicitaron la entrada y registro en la casa de los suegros de Granados. El entonces instructor de la causa, Eloy Velasco, se mostró reticente al proceder la información de una fuente sin identificar. Sin embargo, la Audiencia Nacional acabó acordando la medida al no encontrar con el dinero que presumía que tenía Granados y que no había descubierto.

El ex alto cargo popular argumentó ante el juez que el dinero encontrado en una maleta en el domicilio de sus suegros, concretamente 922.000 euros, procedía de la cuenta suiza que abrió antes de entrar en política.

En este sentido, negó rotundamente que la procedencia del dinero fuera el cobro de comisiones a cambio de adjudicaciones públicas y señaló que el origen había que buscarlo en la actividad bancaria que desarrolló antes de integrarse en el PP madrileño y ocupar diversos cargos de responsabilidad.

ESTEBAN URREIZTIETA

Fuente: EL MUNDO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds