Asistentes a la manifestación contra Orbán en Budapest. REUTERS
Asistentes a la manifestación contra Orbán en Budapest. REUTERS

Miles de húngaros se manifestaron hoy en Budapest contra las políticas del primer ministro nacionalista, Viktor Orbán, y en defensa de los valores europeos, pocos días después de que el Parlamento Europeo (PE) pidiera sanciones por las tendencias autoritarias de su Gobierno.

“Defendamos nuestra patria europea” fue el lema de una protesta convocada por varios partidos de izquierda y a la que se unieron también otras formaciones, y que según los organizadores atrajo a 5.000 manifestantes.

Los partidos que convocaron la protesta, el Partido Socialista, la Coalición Democrática y Párbeszéd (Diálogo) querían así “demostrar que Hungría es mucho más que Viktor Orbán” y que no comparten los valores del primer ministro.

“El que ataca los ultrajes del Gobierno de Orbán no ataca a Hungría, sino que defiende los intereses y derechos de los húngaros”, afirmaron los organizadores en alusión a que el primer ministro ha calificado como un “ataque a los húngaros” el informe aprobado en el PE el miércoles.

La Eurocámara ha recomendado a los gobiernos de la UE iniciar el proceso de sanción contra Hungría por una serie de medidas y leyes del gabinete de Orbán que -en su opinión- violan los valores de la Unión.

Los eurodiputados mostraron así su preocupación por la independencia judicial, los casos de corrupción, los derechos de las minorías, el funcionamiento del sistema constitucional y electoral, o la libertad religiosa.

“Demostremos que queremos mucho más a nuestra patria como para dejar que Viktor Orbán la estropee ante todo el mundo”, exclamaron los organizadores.

“Estoy orgulloso de los eurodiputados que han votado a favor del informe del PE”, aseguró el líder de Pérbeszéd, Gergely Karácsony y agregó que “Hungría tiene su lugar en la UE”.

El ex primer ministro socialdemócrata Ferenc Gyurcsány, que es el líder de la Coalición Democrática, opinó que “Hungría actualmente está dirigida por un bastardo malcriado”.

“En Hungría actualmente hay una dictadura” agregó Gyurcsány, al explicar que el poder “ha ocupado todas las instituciones”.

Los oradores destacaron la importancia de la colaboración de todos los que se oponen a Orbán y aseguraron que hay que dejar atrás la apatía.

La izquierda húngara en los últimos años se mostró muy dividida y con escasa capacidad de movilización, principalmente después de que el 8 de abril Orbán ganar las terceras elecciones consecutivas por mayoría absoluta.

EFE

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds