La actriz y directora nacida en Jerusalén alude a la situación en la frontera de Gaza para no acudir a Israel a recoger el premio

La actriz Natalie Portman, en un acto en Los Ángeles el pasado mes de febrero...
La actriz Natalie Portman, en un acto en Los Ángeles el pasado mes de febrero. FREDERIC J. BROWN AFP

Nació en Jerusalén en 198, pero a los tres años se mudó con su familia a Estados Unidos. La actriz y directora Natalie Portman, que comparte las nacionalidades israelí y norteamericana, ha dado un aldabonazo este viernes en el Estado hebreo al negarse a asistir a la entrega del premio Génesis que le fue concedido el pasado noviembre, dotado con dos millones de dólares (1,6 millones de euros) y considerado el Nobel judío. La ceremonia, prevista para el 28 de junio, ha sido cancelada.

En un mensaje dirigido a la fundación que concede el galardón, la actriz que encarnó a la legendaria reina Amidala en tres episodios de la serie de la Guerra de las Galaxias justifica la cancelación de su viaje a Israel en los “recientes acontecimientos penosos” para ella registrados en el país. El premio Génesis, que ha sido atribuido en el pasado al exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg o al también actor Michael Douglas, reconoce trayectorias profesionales que “inspiran a otros por su dedicación a la comunidad judía y a los valores judíos”.

La prensa israelí ha interpretado que Portman —que recibió en 2011 el Oscar por su papel protagonista en Cisne Negro— alude a la situación generada por las protestas en la frontera de Gaza con Israel, donde en las últimas cuatro semanas han muerto 38 manifestantes palestinos y más de un millar han resultado heridos por munición real. Naciones Unidas y la Unión Europea han criticado los disparos de los francotiradores israelíes a civiles desarmados y han exigido una investigación de los hechos.

“Ella no se siente a gusto con la idea de tener participar en actos públicos en Israel” en las actuales circunstancias y “no se encuentra en condiciones de asistir a la ceremonia con la conciencia tranquila”, resume la Fundación Premio Génesis las razones esgrimidas por la artista para cancelar su asistencia. Los organizadores aseguran que respetan “su derecho a estar públicamente en desacuerdo con las políticas del Gobierno israelí”, pero temen que la decisión “acabe politizando el carácter filantrópico del galardón”. Los premiados hacen siempre entrega de los fondos recibidos a obras sociales y caritativas. Portman se había comprometido a donar los dos millones de dólares a ONG israelíes que defienden los derechos de las mujeres.

La ministra de Cultura israelí, Miri Regev, ha acusado a la actriz y directora de haber seguido la deriva del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), que persigue el aislamiento económico de Israel para forzarle a poner fin a la ocupación de territorios palestinos que ejerce por la fuerza militar desde 1967. “Me da pena que Natalie Portman haya caído como una fruta madura en manos de los partidarios del BDS”, aseguró la ministra en un comunicado.

Una fuente de la organización citada por el diario Haaretz ha asegurado que la directora de Una historia de amor y oscuridad, basada en la novela homónima de Amos Oz, no ha renunciado al importe del premio y mantiene la donación prevista de sus fondos. El Génesis le fue concedido por “su profunda conexión con las raíces judías e israelíes” y “por ejemplificar el carácter y los valores del pueblo judío de tenacidad, trabajo, búsqueda de la excelencia, curiosidad intelectual y deseo de contribuir a que el mundo sea un lugar mejor”. Portman comunicó su decisión de boicotear la entrega del galardón hace más de una semana, aunque solo se ha conocido al término de las celebraciones del 70º aniversario de la creación el Estado de Israel.

Juan Carlos Sanz

Fuente: EL PAÍS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds