El presidente de la Generalitat, Quim Torra y su vicepresidente, Pere
El presidente de la Generalitat, Quim Torra y su vicepresidente, Pere Aragonès; el presidente del Parlament, Roger Torrent y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en la entrega de los Premios Pimec en Barcelona el miércoles. Quique GarcíaEFE

El acuerdo de ayer entre el PSOE y Podemos deja todavía lejos la mayoría suficiente para aprobar los Presupuestos, ya que ambos suman 151 votos. A Pedro Sánchez le queda lo más difícil, como reconocen desde el Gobierno. Fuentes socialistas consideran factible sumar a Compromís, Nueva Canarias, Coalición Canaria y PNV (12 escaños más, hasta 163).

Pero lo más complejo vendrá después: para aprobar las cuentas necesitará el apoyo, al menos, de uno de los dos partidos independentistas para sacarlos, al menos, por mayoría simple. Sin embargo, PDeCAT y ERC se inclinan por rechazar las cuentas a no ser que el Gobierno ponga encima de la mesa la situación de los presos y el derecho de autodeterminación. Algo que el Ejecutivo rechaza de plano.

Los 17 diputados secesionistas (nueve de ERC y ocho del PDeCAT) se debaten entre el ultimátum de Quim Torra para que el Gobierno haga una propuesta de referéndum de autodeterminación y la vía posibilista que les empuja a pedir ventajas para Cataluña a cambio del apoyo parlamentario a Sánchez.

Como detalló ayer la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de los votos independentistas dependerá que el Gobierno invierta 2.200 millones en Cataluña el próximo año. Los compromisos que se están abordando en las comisiones bilaterales Estado-Generalitat, como la de infraestructuras la semana que viene, también dependerán de las cuentas públicas del Estado.

Pedro Sánchez se implicará personalmente para conseguir el apoyo de los secesionistas. De hecho, la vicepresidenta, Carmen Calvo, ya lo está haciendo. El miércoles, se reunió en Barcelona con el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès. Y ayer, con la consejera de Presidencia de Torra, Elsa Artadi, una figura muy próxima a Carles Puigdemont, que mantiene intacta su influencia sobre la dirección del PDeCAT.

Como explicó ayer la ministra de Hacienda, en la discusión de los Presupuestos con el PDeCAT y con ERC se hablará sólo de partidas y de dinero, nada de independencia.

Fuentes del Ejecutivo reconocen que un entendimiento en torno a las cuentas públicas haría más fácil que se alcancen acuerdos sobre otras materias y a otros niveles. Aunque nunca, resaltan, un referéndum de autodeterminación o nada parecido.

La ministra portavoz, Isabel Celaá, centró gran parte de su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en hacer un llamamiento a los independentistas para que apoyen las cuentas, que serán «muy beneficiosas para Cataluña» y permitirán «el buen funcionamiento de sus instituciones».

«Confiamos en que el resto de formaciones, salvo las autoexcluidas [PP y Ciudadanos], puedan establecer una negociación que permita que apoyen cuantas más fuerzas políticas estos Presupuestos para conseguir que la recuperación se perciba por las familias. Somos optimistas», aseveró Montero.

Pero ni Esquerra ni el Partit Demòcrata parecen predispuestos a secundar las cuentas de Sánchez. El líder de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, advirtió ayer al Gobierno de que su partido no negociará los Presupuestos si no hay antes «movimientos inmediatos» de Pedro Sánchez a favor de los presos soberanistas y la autodeterminación. «Si no hay un movimiento de manera inmediata respecto a la autodeterminación y respecto a la situación de los presos, ERC no tiene nada que negociar respecto a los Presupuestos de Madrid», amenazó.

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, exigió que haya «movimientos de la acusación por parte del Estado en la causa en el Supremo» o «no será posible hablar de presupuestos».

El PDeCAT se mostró dispuesto a «hablar» de las cuentas públicas, pero adelantó que también pondrán sobre la mesa los presos y el derecho a la autodeterminación.

En el PNV fueron más cautos y se mostraron abiertos a negociar los Presupuestos. Su portavoz, Aitor Esteban, apuntó que ya se verá «cómo va la cosa» porque lo presentado ayer son «líneas generales». Y sí avanzó que las propuestas fiscales no les asustan, porque muchas de las medidas planteadas «ya se han hecho hace tiempo en el País Vasco».

LUIS ÁNGEL SANZ

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: España Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds