El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez Christian BrunaEFE

Pedro Sánchez aprovechará su viaje de la próxima semana a Norteamérica para reunirse por primera vez con el nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en Nueva York. En el encuentro, que se producirá el martes, ambos presidentes hablarán casi con toda probabilidad de la posible visita del presidente español a la isla caribeña. Un viaje oficial que no se produce desde 1986, cuando Felipe González visitó a Fidel Castro.

José María Aznar estuvo en Cuba en 1999, pero aquel desplazamiento se produjo por la Cumbre Iberoamericana que se celebró en La Habana.

Como explican desde Presidencia del Gobierno, hace años que no se produce un contacto entre los mandatarios de los dos países y hay “mucho interés” en las dos partes para intensificar sus relaciones en beneficio de ambos países y de sus intercambios económicos y comerciales.

Fuentes de Moncloa añaden que ya se han producido las visitas de los presidentes de EEUU -en tiempos de Barack Obama- o de Francia (François Hollande). Según explican desde el Ejecutivo, tiene todo el sentido que pueda producirse ahora una visita oficial a Cuba del presidente. Oficialmente, Moncloa no confirma que el viaje a La Habana esté en la agenda de los próximos meses: “No lo descartamos”, aseguran.

Hace un año, el ministro de Asuntos Exteriores del anterior Gobierno afirmó que se estaba preparando una visita a la isla “de alto nivel” -de Mariano Rajoy o del Rey- pero finalmente no se materializó. El Gobierno considera que en un contexto en el que se quieren impulsar las relaciones con Iberoamérica, no puede dejarse de lado Cuba.

El motivo inicial del viaje a Norteamérica es la participación de Sánchez en la apertura del 73 periodo de sesiones de la Asamblea Anual de Naciones Unidas, ante la que intervendrá el jueves 27.

El presidente aprovechará su viaje a Canadá, Nueva York y California para mantener distintos encuentros y reuniones con distintos líderes, entre las que ya están confirmadas reuniones con la primera ministra de Nueva Zelanda; el presidente de Corea del Sur; los presidentes de Sudáfrica y de Etiopía; o el secretario general de la ONU, António Guterres. Está pendiente de cerrar una reunión con el presidente de Argentina, Mauricio Macri, en su condición de presidente del G-20, que se reunirá en noviembre en Buenos Aires.

En Canadá, Sánchez se entrevistará con el presidente, Justin Trudeau. En Nueva York coincidirá con líderes mundiales en diversos foros y mesas redondas, como con el presidente francés, Emmanuel Macron, o el primer ministro de Dinamarca.

La apretada agenda de Sánchez incluirá 12 intervenciones en distintos foros en Canadá, Nueva York y California y tres ruedas de prensa.

Sánchez podrá saludar y conversar con el presidente de EEUU, Donald Trump, al menos en la recepción que el mandatario norteamericano realizará a los dirigentes extranjeros el lunes. Sin embargo, no hay prevista reunión bilateral entre los dos presidentes.

LUIS ÁNGEL SANZ

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: España Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds