Una manifestación de la enseñanza concertada en Bilbao. ARABA PRESS
Una manifestación de la enseñanza concertada en Bilbao. ARABA PRESS

2019 empezará en la enseñanza concertada vasca de iniciativa social como acaba 2018: con huelgas. 215 colegios en los que estudian 120.000 alumnos, se enfrentarán a otros diez días de paro entre el 16 y el 25 de enero, lo que supone 8 días lectivos perdidos, en una dinámica en la que las asociaciones de padres creen que se está poniendo en riesgo el curso escolar.

Todos los sindicatos del sector ELA, Steilas, CCOO, LAB y UGT, en unidad de acción, han anunciado esta mañana el endurecimiento de las posturas y el nuevo calendario de movilizaciones afirmando que la patronal no les deja “otra vía” porque no muestra “voluntad real de acuerdo”.

Según aseguran los sindicatos, la actitud de las patronales Kristau Eskola, y AICE “no es aceptable” porque después de más de un año de conflictos y nueve días de huelga se les convocó a la una reunión el pasado miércoles en el que no se presentó ningún planteamiento diferente a los anteriores. “Esto indica la nula voluntad de la patronal para llegar a acuerdos“, han asegurado, convencidos de que lo único que pretenden es dar a las familias “la impresión de que hay una negociación en curso pero sin que se dé ningún avance”. “Es una irresponsabilidad”.

Los sindicatos han pedido también al Gobierno vasco “que se implique” para que se solucione en conflicto. A diferencia de las patronales, que exigen al Ejecutivo vasco más financiación porque aseguran que no disponen de dinero para acometer las exigencias de los sindicatos, las centrales tienen claro que la situación de los trabajadores del sector es “responsabilidad de las patronales y no del Gobierno”, pero consideran que desde el Departamento de Educación se podría hacer algo para acabar con el conflicto: “El Gobierno vasco está permitiendo que la distribución del alumnado se haga de una determinada manera”, haciendo que estos colegios concertados sean como una “subcontrata” de la pública, por lo que debería contribuir a desatascar el conflicto.

En este sentido, considera que el Ejecutivo podría colaborar, por ejemplo, en materializar una de las reivindicaciones, que se centran en la recolocación de los docentes que puedan perder su puesto de trabajo con el descenso de las matriculaciones.

Al margen de esta, las reivindicaciones de los sindicatos se centran en varias mejoras, ya que llevan sin renovar el convenio 10 años. Entre ellas la recuperación del poder adquisitivo, la reducción de las cargas de trabajo de docentes y administración, la equiparación salarial entre el profesorado de ESO1 y ESO2, y el reconocimiento de 70 horas de dedicación no presencial o la regulación de la jornada en FP, entre otras.

Los sindicatos reconocen algún avance en las condiciones del primer ciclo de educación infantil, pero insuficientes.

Con este panorama a federación FECAPP, que agrupa a las AMPAS de colegios católicos de Bizkaia afectados por la huelga del profesorado, ha advertido de que los días lectivos ya perdidos y las nuevas convocatorias de huelga “ponen en riesgo el curso escolar” y ha anunciado que trabajará para evitar que “tomen como rehenes a más de 100.000 familias” afectadas por ese conflicto.

A través de una nota, la federación ha avisado de las repercusiones que “la huelga de larga duración” va a tener en los alumnos de los centros señalados y por ello ha apelado “a la responsabilidad de los sindicatos que forman parte de la mesa negociadora, que nos dejan como regalo de vacaciones” nuevos paros convocados en enero.

“Las AMPAS y su Federación no están para quitar y poner razones, pero sÍ para defender los derechos de nuestros hijos” y ha opinado que “la defensa por las partes de sus intereses particulares es legitima, pero el respeto absoluto a los derechos del alumnado” guiará sus actuaciones.

En este momento cerrar esta parte del curso escolar, los paros “ponen en riesgo el curso escolar” y “decir que la culpa es solo del otro es como no decir nada”, ha lamentado.

Preguntados por el riesgo de perder el curso, los sindicatos han asegurado que “el personal que hace huelga es muy profesional”, aduciendo a que tomarán medidas para intentar no perjudicar a los alumnos, pero han señalado que “no se puede cargar toda la responsabilidad en los trabajadores“.

BELÉN FERRERAS

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: España Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds