La primera ministra británica durante su breve comparecencia, en Downing Stre
La primera ministra británica durante su breve comparecencia, en Downing Street. BEN STANSALLAFP

La primera ministra británica, Theresa May, ha anunciado hoy, a las puertas del número 10 de Downing Street y tras una tensa reunión de cinco horas con los ministros de su Gobierno, que ha recibido el apoyo de su Gabinete sobre el acuerdo del Brexit.

La premier ha señalado que ha habido un “respaldo colectivo” de su Ejecutivo y ha apuntado que la decisión tomada es “en defensa de los intereses de los británicos”. Los detalles de su plan, del que ha asegurado que es el mejor acuerdo que se podría haber negociado, se presentarán el jueves en el Parlamento.

May se defendió del aluvión de críticas recibidas en las últimas horas por los euroescéptios de su propio partido alegando que el acuerdo “respeta el resultado del referéndum” y permite al Reino Unido “recuperar el control de sus fronteras, sus leyes y su dinero”.

Londres y Bruselas sellaron ayer un borrador de acuerdo sobre el Brexit al cabo de casi dos años de negociaciones y a falta de algo más de cuatro meses para la salida del Reino Unido de la UE, prevista para el 29 de marzo del 2019. El compromiso alcanzado ‘in extremis’ ha pasado hoy por la primera prueba de fuego: la reunión de emergencia del Gobierno británico convocada por Theresa May.

El negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier, comparecerá en unos minutos en la sala de prensa de la Comisión Europea, según ha tuiteado el portavoz Margaritis Schinas.

La reunión del gabinete se prolongó de las dos a las siete de la tarde en un clima expectante, pero sin señales aparentes de que se estuviera cociendo una “rebelión” interna contra la premier. May dio tiempo sobrado a sus ministros para hablar largo y tendido y revisar los puntos más polémicos del acuerdo, sobre todo los referidos a la “salvaguarda” para garantizar temporalmente la permanencia en la unión aduanera y evitar el regreso a la frontera “dura” en Irlanda.

Moción de censura

Todo estaba dispuesto para una conferencia de prensa a las puertas de Downing Street a las cinco de la tarde hora local, pero el micrófono se quedó solo ante el peligro hasta la caída de la noche. Ante la presión de los grupos parlamentarios, May cambió de planes sobre la marcha, suspendió la comparecencia ante los medios y despachó a la prensa con un breve comunicado, pero sin atender a preguntas.

La premier comparecerá el jueves en el Parlamento, y sólo después de informar a los diputados sobre las líneas maestras del acuerdo autorizará la publicación del texto íntegro del borrador del acuerdo alcanzado con Bruselas, que ocupa más de 400 páginas.

May se enfrentará sin embargo en Westminster a la rebelión en sus propias filas. Más de medio centenar de diputados, capitaneados por Jacob Rees-Mogg e integrados en el European Research Group, han anunciado de antemano que torpedearán el acuerdo cuando llegue al Parlamento y que buscarán activamente el relevo de May al frente del Partido Conservador y del Gobierno.

Para activar la moción de censura contra May basta con el respaldo del 15% de los diputados conservadores (48). La premier ha declarado en los últimos meses que está dispuesta a plantar batalla y a defender su puesto. En una hipotética votación final, harían falta los votos de 156 diputados ‘tories’ para destituir a la líder y proponer una alternativa (el ex ministro del Brexit, David Davis, podría el ser el candidato a ocupar el puesto de manera interina).

Un voto de confianza contra May dejaría sin embargo en el alero sus planes para buscar el respaldo parlamentario del acuerdo del Brexit en la próximas semanas y dejaría a Bruselas a la expectativa, en medio de la guerra civil de los ‘tories’.

CARLOS FRESNEDA

Fuente: EL MUNDO

Share
Temas: Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds