La actual crisis de los préstamos entre particulares (P2P) en China está causando que muchas familias de clase media sufran enormes pérdidas financieras.

Un hombre que se identificó como el Sr. Li dijo que perdió sus inversiones en Yindou, una plataforma P2P, después de que el controlador de la compañía desapareció y la plataforma se cerró en julio. Él contó en una entrevista a la versión en chino de La Gran Época, sobre el viaje que realizó junto a otras 60 víctimas y sus abogados, al Banco Jiangxi para protestar.

Las inversiones ‘Peer to Peer’, conocidas como P2P, permiten que las personas se presten dinero entre sí y obtengan altas tasas de interés, más altas que las ofrecidas por los bancos. Las firmas que operan las plataformas P2P conectan a inversionistas ávidos de ganancias con personas o pequeñas empresas que necesitan efectivo.

A fines de junio, Yindou tenía un saldo de préstamo de 4400 millones de yuanes –unos USD 640 millones– según Yicai, un importante periódico de negocios chino. Después que la plataforma Yindou suspendiera sus operaciones en julio, los inversionistas de la compañía se quedaron sin la capacidad de retirar sus inversiones.

De acuerdo a la prensa china, Yindou había firmado un acuerdo de cooperación con el Banco Jiangxiel banco tendría la custodia de los fondos recaudados por Yindou en abril de 2016. Jiangxi Bank es un banco privado ubicado en la ciudad de Nanchang, provincia de Jiangxi; el buró de finanzas de la ciudad es uno de los accionistas mayoritarios.

Desde que se cerró la plataforma, los inversores de Yindou recurrieron al banco con la esperanza de recuperar sus inversiones.

Li dijo que cuando él y otras víctimas llegaron al Banco Jiangxi el 12 de agosto para solicitar el retorno de sus inversiones, se encontraron con unos 120 policías. Él relató que cuatro de los peticionarios fueron arrestados, mientras que otros dos fueron enviados a la fuerza a sus casas.

Li explicó que había invertido unos 300.000 yuanes (USD 43.645) en nombre de sus padres.

“Mis padres no me han dicho nada, pero no he dejado de sentirme culpable por eso”, dijo. “Ahora solo duermo unas dos o tres horas por día. Cuando me levanto en medio de la noche, tengo una fuerte sensación de impotencia”.

Li agregó que ya no cree que las autoridades chinas harán algo para ayudar a las víctimas. “Ya no confío en este gobierno”, dijo.

Recientemente las víctimas de otro producto financiero que aparentemente anduvo mal han salido a las calles. Este año un total de 170 fondos privados, el 70 por ciento de los cuales son fondos de inversión privada o de capital de riesgo, quebraron o se cerraron sin explicación.

Esto ha generado muchas protestas, especialmente el 7 de agosto en Beijing, donde la policía local despejó a los manifestantes antes de que pudieran presentar su caso a la entidad reguladora de bancos de China, la Comisión Reguladora Bancaria.

Muchos argumentan que el régimen chino es en muchos sentidos responsable de las recientes crisis. El 9 de agosto, Radio Free Asia (RFA) citando comentarios de expertos financieros, reportó que muchas plataformas P2P son administradas por las autoridades chinas.

He Qinglian, una reconocida economista china, escribió en un artículo de opinión publicado en julio por los sitios de noticias taiwaneses Upmedia, que los funcionarios chinos no cumplieron su promesa en 2015 de promulgar medidas para regular la industria P2P. La falta de regulación ha resultado en una frecuente confabulación entre funcionarios del gobierno y compañías financieras, escribió He.

Además, las autoridades chinas han estado imprimiendo moneda constantemente durante los últimos 27 años, lo que ha provocado una inflación importante. Como consecuencia esto impulsó a muchos inversores chinos a poner su dinero en opciones de mayor riesgo como las plataformas P2P, con la esperanza de cosechar intereses contra el valor de depreciación de sus ahorros, escribió He.

Mientras tanto, la oferta de dinero M2 de China o el ahorro total de las empresas y residentes, aumentó más de cien veces entre 1990 y 2017, a un ritmo más rápido que el crecimiento del PIB, según He. Si bien un suministro de dinero o de crédito constante puede impulsar el crecimiento de una economía, si dicho crédito es excesivo en relación con el PIB, este puede alimentar burbujas y causar inflación.

En 1990, el M2 de China se situó en 1,39 billones de yuanes, alrededor de USD 202.000 millones, mientras que el PIB en ese momento era de USD 360.800 millones, de acuerdo a cifras citadas por He. Para 2017, el M2 había aumentado a 167,68 billones de yuanes, unos USD 24,4 billones, mientras que el PIB valía USD 12,24 billones.

Tan Zuoren, un activista de derechos humanos en Chengdu, capital de la provincia de Sichuan al suroeste de China, dijo en una entrevista con la edición en chino de La Gran Época, que la crisis actual es un desastre planeado.

“El objetivo de la [crisis] fue debilitar a la clase media [en China]”, dijo Tan.

A través de La Gran Época.

Share
Categorías: China Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds