El fabricante alemán acepta su responsabilidad y no recorrerá la multa que la fiscalía de Munich le impuso por el escándalo de los vehículos con motor diesel truncados.

Foto: La octava Dimensión / Audi
Foto: La octava Dimensión / Audi

El fabricante alemán Volkswagen sigue pagando por el fraude del “dieselgate”, el escándalo que estalló en Estados Unidos en 2015 a raíz de la instalación de software para manipular los controles técnicos de gases contaminantes en 11 millones de automóviles con motor diesel.

Este martes la fiscalía de Munich impuso una multa de 800 millones de euros (mde) a Audi AG, subsidiaria del grupo, por haber vulnerado la normativa sobre emisión de gases tóxicos en determinados vehículos diesel de 6 y 8 cilindros y vehículos diésel fabricados o vendidos por la compañía.

“AUDI AG acepta la multa y no interpondrá ningún recurso. Con ello, admite su responsabilidad”, afirma la compañía en un comunicado.

La investigación concluyó que se vulneraron los deberes de monitoreo de las emisiones de gases de acuerdo con la normativa vigente. Además, Audi no hizo público que los motores diesel EA 288 (Gen3), en EU y Canadá, y los EA 189, en el todo el mundo, se produjeron y vendieron con un software no permitido desde 2004 con efectos hasta 2018.

El monto total de la sanción proviene de la multa máxima prevista por la ley alemana, de 5 mde, por su conducta negligente y de los ingresos que la compañía recibió a raíz del fraude, estimados en 795 mde.

Como subsidiaria del grupo, Audi AG forma parte de los estados financieros de Volkswagen.

También puedes leer: Planta de Puebla, el orgullo tecnológico de Audi en México

“La multa afectará directamente los ingresos de Volkswagen AG y reducirá las utilidades del grupo para el año fiscal 2018”, afirma la Volkswagen en un comunicado.

Asimismo, Porsche SE, la holding que posee la mayoría de las acciones cotizadas de Volkswagen Group, también prevé reducir sus beneficios netos de este ejercicio por alrededor de 900 euros, quedándose en entre 2.5 y 3.5 billones de euros, según informa la agencia de noticias china Xinhua.

El ‘dieselgate’ ya lleva años minando las finanzas del grupo automovilístico. En 2016, la compañía llegó a un acuerdo para compensar a los afectados por los vehículos truncados en EU y desembolsó 14,700 millones de dólares (mdd).

En 2017, llegó a un acuerdo con las autoridades y aceptó pagar la multa más cuantiosa que EU había aplicado a un fabricante de automóviles hasta el momento por valor de 4,300 mdd.

Junto con las repercusiones económicas, un exingeniero de Volkswagen , James Liang, y un exidirigente de la misma, Oliver Schmidt, fueron condenados a prisión en EU.

Forbes Staff

Fuente: FORBES

Share
Temas: Categorías: Negocios Titulares

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds