La startup de videojuegos cerró sus puertas por presunto fraude en el manejo de fondos, dejando sin trabajo a 150 desarrolladores en un mercado faltado de talento.

Foto: Cortesía Yogome.
Foto: Cortesía Yogome.

El escándalo detonado por un presunto fraude en Yogome empieza a manifestar todos los ingredientes para convertirse en un cuento con moraleja.

Este jueves, Forbes México publicó en exclusiva que la desarrolladora de videojuegos educativos con sedes en California y Ciudad de México cerraba sus puertas por un presunto fraude en el manejo de los fondos por parte de Manolo Días, uno de sus cofundadores.

Para más contexto: Exclusiva | Golpe en el emprendimiento: presunto fraude en Yogome

De confirmarse las informaciones filtradas por exempleados, una de las lecciones de este caso, especialmente para las nuevas generaciones, sería “fórmate y la vida te abrirá puertas”.

Porque apenas horas después de conocerse que 150 desarrolladores se quedarían sin empleo, las redes sociales se convirtieron en una agencia de cazatalentos y una red de colocación.

Directivos, emprendedores y medios de comunicación, bajo el hashtag #Yogome, ofrecieron las vacantes en sus plantillas al talento saliente de la ya desaparecida tecnológica.

En el portal de información para desarrolladores Software Guru, por ejemplo, hizo un llamado en su sitio web y en Twitter a todas las compañías que tuvieran posiciones abiertas, al que hasta el momento respondieron 37 empresas.

Entre ellas, Klustera, una tecnológica especializada en análisis de datos para campañas publicitarias en búsqueda de diez desarrolladores.

El fracaso de Yogome puede ser positivo para el emprendimiento

“Tenemos las puertas abiertas a los exempleados de Yogome. Ahí había mucho talento que escasea en México. En nuestro caso, tenemos que contratar a extranjeros”, afirma el cofundador de Klustera, Karlo Rodríguez.

Según explica, la solidaridad mostrada en las redes forma parte del ecosistema de startups en México, pero también responde a la necesidad de talento en el sector.

Tanto es así, que opina que los ex “Yogomes” lo tendrán fácil para recolocarse: “Un buen desarrollador no pasa más de un mes sin empleo”, comentó Karlo en entrevista para Forbes México.

Anna Portella

Fuente: FORBES

Share
Temas: Categorías: Negocios Titulares

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds