El gobierno, empresas y organizaciones, como la AMVO y la ANTAD, han desarrollado la Norma Mexicana sobre Comercio Electrónico.

Foto: Tomada de walmart.com.mx
Foto: Tomada de walmart.com.mx

Por Pierre-Claude Blaise*

El comercio electrónico, popular en todo el mundo, crece anualmente en México en cifras de doble dígito. Los mexicanos son consumidores en línea activos, que consumen cada vez mayor cantidad de productos por esta vía.

Sin embargo, no está exento de problemas tanto para usuarios como empresas, principalmente en temas de seguridad y privacidad. Es por ello que gobierno, empresas y organizaciones, como la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) y la ANTAD, han desarrollado la Norma Mexicana sobre Comercio Electrónico.

La norma NMX-COE-001-SCFI-2018 comprende una lista de recomendaciones con las mejores prácticas para entrar en el mercado digital y tener una estrategia en este ámbito. Con la norma se busca enriquecer y fortalecer la protección a los diferentes intereses involucrados, que abarcan desde usuarios y empresas, hasta productores.

Uno de los temas principales entre las recomendaciones es el de la seguridad y protección de datos, una preocupación constante entre los consumidores que crece entre mayor conciencia hay sobre malas prácticas en línea.

La norma permitirá a los consumidores identificar con mayor rapidez y claridad aquellos comercios en línea donde puedan realizar compras de manera más segura, mediante el fortalecimiento de mecanismos que refuercen el manejo de la confidencialidad de la información personal del consumidor y de las transacciones.

Es innegable que para las más de 270 empresas que hoy conforman la AMVO, ha sido un factor determinante el destinar importantes inversiones en sus áreas de tecnología para implementar y fortalecer los protocolos de seguridad que hoy aseguran un óptimo manejo de la información personal y bancaria de los usuarios que realizan compras por Internet.

Cabe destacar que la norma tiene un carácter voluntario, es un ejercicio de autorregulación y no un reglamento, por lo que las empresas pueden adaptar la guía a su tamaño, ingresos y posibilidades.

Otro de los temas que representan un dolor de cabeza para los consumidores es el de servicio al cliente. La norma representa una gran oportunidad para fortalecer los protocolos, así como la generación de mecanismos más sencillos y amigables en materia de presentación y seguimiento a peticiones, quejas o reclamos que el usuario desee comunicar antes, durante y después de su compra.

El objetivo de la Norma Mexicana Sobre Comercio Electrónico es favorecer la confianza del consumidor, con un claro enfoque en seguridad y servicio de calidad, sin dejar a un lado el fomento a la competitividad de las empresas.

A las Pymes, determinantes en el ecosistema digital, les dará guía sobre cómo formalizar y profesionalizar sus procesos de manera efectiva y así aprovechar los beneficios que ofrece un comercio digital.

La norma es adaptable, y permitirá a los especialistas observar en su aplicación lo que el comercio electrónico puede llegar a ser en México, con beneficios para usuarios, empresas, y productores.

*Director de la Asociación Mexicana de Venta Online.

 

Contacto:

Twitter: @amvomexico

Twitter: @amvomexico

Facebook: AMVOMEX

Página web: amvo.org.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Invitado Forbes

Fuente: FORBES

Share
Temas: Categorías: Negocios

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds