Para la calificadora, los planes de López Obrador pueden acelerar el debilitamiento crediticio de la compañía mexicana.

Foto: Cortesía Pemex.
Foto: Cortesía Pemex.

Petróleos Mexicanos (Pemex) seguirá bajo presión con el ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, como ha ocurrido en administraciones pasadas, advirtió Fitch Ratings.

“El perfil crediticio individual de Pemex, que actualmente está en línea con una calificación B-, seguirá bajo presión”, comentó la calificadora de riesgo crediticio en un reporte.

La nota de la empresa productiva del Estado se encuentra alineada con la soberana. Fitch consideró que el gobierno mexicano está altamente incentivado a apoyar a la compañía ante las consecuencias que tendría para el país un estrés financiero de Pemex.

“Una situación de dificultad financiera en Pemex conlleva la potencial interrupción del abastecimiento de combustibles en toda la lnación, incluyendo el gas, productos petrolíferos y petroquímicos, que podría tener consecuencias materiales, sociales y económicas para México”

PUBLICIDAD

Además, problemas financieros en la empresa traerían implicaciones en la capacidad del gobierno u otras entidades gubernamentales para encontrar financiamiento.

La visión de la futura administración para su plataforma energética incluye la modernización y/o expansión de las refinerías mexicanas, además de revaluar la reforma energética impulsada por el gobierno de Peña Nieto.

“Mientras la reforma energética fue positiva para Pemex, la compañía estaba preparada para recibir la mayoría de los beneficios a muy largo plazo, ya que los impuestos de los bloques recién adjudicados son más bajos. La expansión y/o modernización de la capacidad de refinación del país y el control o limitación de los precios del combustible líquido tienen el potencial de acelerar el debilitamiento del perfil crediticio de Pemex, dependiendo de cómo y si nueva administración implementa estas políticas”.

Lee también: Los obstáculos que impedirán a Pemex entrar a la Bolsa

Fitch recordó que la compañía petrolera tiene algunos candados para realizar cambios abruptos.

Por ley, el presidente mexicano designa a los 10 miembros de la junta directiva de la compañía, cinco de los cuales son independientes y ratificados por el Senado del país por períodos escalonados de cinco años. Algunos comités están presididos o compuestos únicamente por miembros independientes de la junta de directores. Los comités de auditoría y de recursos humanos están compuestos íntegramente por independientes, mientras que el comité de estrategia e inversión y el comité de adquisición están presididos por independientes.

“Esta estructura de gobierno corporativo puede proporcionar algunos controles y equilibrios en medio de cambios en la estrategia, la gestión y / o las decisiones de inversión. La Ley de Petróleos Mexicanos que estableció estas políticas de gobierno corporativo puede cambiarse en el Congreso con la aprobación de una mayoría simple”, añadió la calificadora.

Arturo Solís

Fuente: FORBES

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds