La inversión total contempla 8 millones de dólares para continuar con la modernización de su planta de Toluca.

Rodrigo Puga, director general de Pfizer en México. (Foto: Fernanda Celis/For...
Rodrigo Puga, director general de Pfizer en México. (Foto: Fernanda Celis/Forbes.)

Ni las elecciones presidenciales, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y los cambios comerciales en el mundo detienen las inversiones de la empresa estadounidense Pfizer en México, donde destinarán 26 millones de dólares (mdd) para 2018.

“Vemos a México como un país prioritario en inversiones a nivel global, así está considerado por la corporación. Los países siempre pasan por ese tipo de coyuntura, hay elecciones, cambios internacionales y en la ley, y creemos que esto tiene que ver con un devenir normal de los países… Estamos a punto de cumplir 170 años y 66 en México y por eso es que no tenemos un foco en un año particular, sino que miramos a largo plazo y ahí es donde creemos que el país será un gran lugar para invertir”, comparte Rodrigo Puga, presidente y director de la farmacéutica, en entrevista con Forbes México. 

Dicho monto de inversión incluye 8 millones de dólares para continuar con la modernización de su planta de Toluca, y el resto será para seguir invirtiendo en investigación clínica y programas de responsabilidad social.

“México ha probado en los últimos 20 años que es muy resiliente y tiene un nivel de crecimiento interesante y por eso estamos comprometidos en seguir invirtiendo en el país, más allá de la coyuntura particular, y eso tiene que ver con que somos una compañía que siempre mira a largo plazo”, cuenta el directivo al ser cuestionado sobre el impacto en el mercado por la renegociación del TLCAN y la incertidumbre por las elecciones.

La compañía cerró el 2017 con un crecimiento de 9%, mientras que el mercado farmacéutico registró un 5%.

 Te recomendamos: México, competitivo con o sin TLCAN: especialistas

 

Reforma fiscal, positiva para Pfizer

Respecto a la reforma fiscal impulsada por el presidente Donald Trump en Estados Unidos, Puga señala que el corporativo se ha mostrado a favor de esos cambios tributarios, ya que permiten nivelar el terreno entre las compañías estadounidenses y otras farmacéuticas.

“Tendrá un efecto positivo (la reforma fiscal) para seguir impulsando la inversión en investigación y desarrollo, donde invertimos alrededor del 15% de los ingresos todos los años. Estamos convencidos de que la reforma fiscal da un incentivo adicional para poder seguir invirtiendo en investigación y desarrollo”, comparte.

Sobre el impacto en México, el directivo señaló que no esperan afectaciones para el negocio local ni en las inversiones planeadas.

“La realidad es que el impacto que tiene para la compañía es que le permite repatriar las utilidades generadas fuera de Estados Unidos a una tasa preferencial, pero desde el punto de vista del impacto en México y la inversión que pueda traer en el país, no vemos ningún impacto”, comenta Rodrigo Puga.

De acuerdo con Gabriela Siller, directora de Análisis Económico Financiero de Banco BASE, se espera que las modificaciones generadas por la reforma fiscal afecten a la economía mexicana, sobre todo por la parte del cambio en tasas de impuestos de repatriación de capitales, con la cual se busca que las empresas estadounidenses con operaciones en México envíen sus utilidades a ese país en lugar de reinvertirlas en territorio nacional.

“Esto también presionaría la salida de capitales de México, pues considerando que el corto plazo se repatrie solo el capital que está en efectivo, se estima una salida de más de 10,000 millones de dólares. Con esto, es muy probable que el tipo de cambio nuevamente se vea presionado al alza”, indicó Siller en pasada entrevista.

 

Equidad e igualdad impulsan el negocio

Para Puga, impulsar la inclusión y equidad es parte de las ventajas competitivas de la compañía en el mercado mexicano y el global.

“Declaramos a Pfizer una zona 100% libre de discriminación, lo cual hacemos no solo porque está bien, sino porque además creemos que es parte de una de nuestras principales estrategias y sentimos que la diversidad agrega una gran ventaja competitiva a la compañía”, afirma Puga.

Al cierre del 2017, la compañía recibió la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación, que es un mecanismo de adopción voluntaria para reconocer a las empresas con prácticas laborales que impulsan la igualdad laboral y no discriminación.

De igual manera, la compañía obtuvo la mayor calificación en la primera evaluación de los “Mejores Centros Laborales para la Inclusión LGBT  (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales)”  por parte del Human Rights Campaign (HRC) Equidad MX.

“Es parte de una estrategia global y local para impulsar todo lo que tiene que ver con la inclusió. Cada país tiene el mandato de generar un comité de inclusión”, añade el directivo.

La compañía cuenta con una iniciativa de cero tolerancia al acoso laboral, al tiempo en que pone estrategias que también contribuyen a la equidad de género, como el horario flexible y el home office.

Según la OCDE, la cultura de largas jornadas dificulta a los padres de familia lograr un equilibrio entre el trabajo y el hogar, pues en el país se laboran 2,255 horas al año, la jornada más alta entre los 35 países del organismo.

Fernanda Celis

Fuente: FORBES

Share

Video Destacados

Ads will display in 00:10 seconds