23 años con un oso como mascota: así es la vida de esta pareja

Se llama Stephan, tiene 23 años y convive con una pareja de humanos en Rusia. El gran oso no ha experimentado otra cosa: lo adoptaron con tres meses al encontrarlo solo en el bosque en malas condiciones y desde entonces se ha acostumbrado a una vida humana.

Parece ser que Svetlana y Yuriy Panteleenko, sus dueños, no se preocupan porque el oso les triple en peso o lleve sus 23 primaveras alejado de su hábitat natural. Stephan se ha hecho a una vida que se resume en abrazar y jugar con sus valientes dueños.

El animal de 133 kilos de peso y dos metros de altura tiene la vida que cualquiera de nosotros experimentamos cualquier momento. “Lo que más le gusta a Stephan es acurrucarse con nosotros en el sofá por la noche mientras vemos la tele”, señala Svetlana a Daily Mail. Y además de hacerse el remolón, también tiene otros hobbies de lo más surrealistas como jugar al fútbol, regar las plantas e irse de picnic.

A pesar de que tendamos a pensar (con razón) que el oso puede ser peligroso, su dueña asegura que nunca ha mostrado signos de agresividad. “Le encanta la gente y es un oso muy sociable”, destaca Svetlana.

Aun así, todos nos sentiremos más seguros si el oso no pasa hambre ni un segundo. Y para ello, según informa la pareja rusa, Stephan come cada día nada más y nada menos que 25 kilos de pescado, fruta y verdura.

Epik

Fuente: AS

Share
Temas: Categorías: Selección Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds