(Foto: My Northern Compass)
(Foto: My Northern Compass)

La economía de Alemania se expandió al ritmo más lento en más de un año a comienzos de 2018, debido a una desaceleración del comercio mundial. El anuncio amplifica una desaceleración que se ha registrado a lo largo de la zona euro en lo que va de año.

El crecimiento de 0,3% fue menor al anticipado por los economistas y equivale a la mitad de la tasa de expansión registrada en los últimos tres meses de 2017. La economía holandesa también se desaceleró más de lo esperado. Con el euro viviendo una desaceleración similar, la pregunta para el Banco Central Europeo (BCE) es si se trata de un fenómeno pasajero o una señal más preocupante.

Hasta ahora, los miembros del BCE han restado dramatismo al lento inicio de año -culpando a factores como el mal clima- y han expresado su confianza de que la debilidad económica se disipará a medida que avance el año. El lunes, François Villeroy de Galhau, miembro del Consejo de Gobierno del BCE, aseguró que el crecimiento continúa siendo sólido y generalizado, por lo que lo más probable es que el emisor continúe con su plan de terminar con las compras de activos este año.

La Comisión Europea también ha tratado de restar importancia a la preocupación y este mes ha ratificado que la proyección de crecimiento para este año casi igualará la cifra de 2017, que fue la más alta en diez años. Sin embargo, hay amenazas, como un creciente proteccionismo comercial o el fortalecimiento del euro, que podría moderar la expansión de Alemania y la eurozona en conjunto.

“Los fundamentos de la economía alemana siguen siendo fuertes, a pesar de la desaceleración recién vista”, dijo Oliver Rakau, economista jefe para Alemania en Oxford Economics. “Sin embargo, parece que con el desvanecimiento del repunte del comercio mundial que vimos el año pasado, y el fantasma del proteccionismo amenazando a las empresas, la economía alemana habría alcanzando su máximo de crecimiento por ahora”.

El euro apenas registraba cambios el martes y se comercializaba en US$1,1928 a las 09:25 de la mañana en Fráncfort. Aunque ha caído en las últimas semanas, todavía registra un avance de 9%  en el último año.

La oficina de estadísticas alemana anunció que el crecimiento en el primer trimestre fue impulsado por un alza en la inversión en equipos y la construcción, con un ligero aumento del consumo privado. El gasto público cayó por primera vez en casi cinco años, y también se registró una baja de las exportaciones e importaciones.

El Bundesbank proyecta que un récord en las solicitudes de órdenes impulsará el crecimiento en los próximos meses. En la misma línea, la semana pasada Siemens AG elevó su proyección de ganancias para el año; y HeidelbergCement AG afirmó que un repunte económico impulsará la construcción en sus mayores mercados, después de que un largo invierno afectase sus resultados del primer trimestre.

Aunque ha restado importancia a la reciente debilidad económica, el BCE ha reconocido que hay amenazas al crecimiento. El mes pasado advirtió que los riesgos a nivel mundial se han vuelto “más prominentes”.

Agencia Bloomberg

Fuente: EL COMERCIO

Share
Temas: Categorías: Selección Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds