De acuerdo con el CDC, la tasa de muertes por sobredosis de drogas ha aumenta...
De acuerdo con el CDC, la tasa de muertes por sobredosis de drogas ha aumentado 137% en Estados Unidos desde el 2000, mientras que el alza en sobredosis que involucran opioides fue de 200% desde esa fecha. (GFR Media)

Cuando se habla de adicción o trastorno por uso de sustancias, pocas veces se piensa en personas mayores. Sin embargo, ese también es un problema que afecta a este grupo de la población.

El mayor riesgo ocurre cuando existe el mal uso o abuso de medicamentos para el dolor, que tienen un alto peligro de adicción, por lo que tienen un uso médico controlado.

Se trata de los opioides y opiáceos.

Los opioides analgésicos son sustancias que se utilizan para tratar a personas que padecen dolor, de moderado a severo, y que incluyen los medicamentos conocidos como Oxycodone (OxyContin), Hydrocodone (Vicodin), Demerol y Percocet.

En ese grupo también está el Fentanyl, un opioide sintético que elaboran legalmente las farmacéuticas, pero que también se produce ilegalmente y que se usa para intensificar los efectos de drogas ilícitas como la heroína. Esta última también es un opioide.

El problema del mal uso y abuso de estas sustancias, así como la enorme incidencia de sobredosis y muertes, que ha creciendo en Estados Unidos durante la pasada década, ha generado discusión pública y medidas por parte de agencias federales como la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). El problema con el abuso de opioides también existe en Puerto Rico.

Las recetas de estos medicamentos por cantidades y períodos de tiempo que exceden las indicaciones clínicas, es una de las mayores preocupaciones de algunos expertos.

En el caso de los adultos mayores, la clave puede estar en la cantidad de médicos que visitan para atender diferentes afecciones de salud.

“Quizás el mayor problema que enfrentan los adultos mayores es que son susceptibles a la adicción iatrogénica. Esto quiere decir que frecuentemente tienen múltiples recetas para atender diversos problemas crónicos de salud que tienden a empeorar con la edad, como la artritis, enfermedad cardiaca y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Muchas veces, estas personas visitan a varios médicos subespecialistas que, desafortunadamente, no se comunican entre ellos. Esa persona puede terminar con múltiples recetas para medicamentos similares de médicos que no saben qué otras cosas ese paciente toma y eso puede culminar en un problema de adicción o en una sobredosis accidental”, explicó el doctor Timothy K. Brennan, vicepresidente de Asuntos Médicos y Académicos del Addiction Medicine Foundation.

Mientras, el psiquiatra José Franceschini destacó que el dolor es un síntoma muy común entre las personas mayores por el proceso de envejecimiento, pero alertó sobre la necesidad de tener un buen manejo por parte de los profesionales de la salud.

“En la edad mayor, las personas están más sensitivas a la intoxicación por medicamentos, y más con estos de los que hablamos. Hay que tener mucho cuidado porque estos pacientes pueden morir, más que los jóvenes, porque el metabolismo está disminuido. Ha habido un alza de hospitalizaciones por mal uso de opioides en estas edades. En los pasados años, ha habido cinco veces más. Si acostumbras a una persona mayor a un narcótico, cuando se lo quitas va a entrar en (el trastorno de) retirada”, sostuvo Franceschini.

“El narcótico, prácticamente se debe limitar al período después de una operación y para pacientes terminales con dolor severo”, agregó el psiquiatra.

Cuando se trata de adultos mayores, el tema de los opioides no solo se refiere a la forma en que los utilizan, sino también las medidas que toman para almacenarlos, de manera que impidan que caigan en manos de amigos, nietos u otros familiares.

En una conferencia que ofreció recientemente, Brennan destacó que las estadísticas de Estados Unidos demuestran que la edad promedio de quienes abusan de los opioides es de 13 años. El 53% de estos reveló que los primeros medicamentos para el dolor se los dio un amigo o familiar, y el 14.6% dijo que los cogió de un amigo o familiar.

“Si usted tiene un arma en su casa, usted no la deja cargada y en un armario abierto. Usted la guarda descargada, en un armario con llave, y guarda las municiones en otro lugar bajo llave. Pues, lo mismo hay que hacer con estos medicamentos”, recomendó.

Muertes por sobredosis

Cerca de 15 millones de personas tienen adicción o trastorno de uso a opioides en Estados Unidos, país que consume el 80% de todos los opioides que se consumen en el mundo, según Brennan.

“Es un problema esencialmente americano”, puntualizó Franceschini, quien mencionó que otro factor que abona a la epidemia es “la propaganda de las farmacéuticas, que reclamaban que muchos de esos medicamentos no eran tan adictivos” y que, aunque “hay mucha evidencia de que el dolor crónico no se trata con narcóticos, muchas veces el paciente está tan desesperado que el médico se los receta porque eso los tranquiliza”.

De acuerdo con el CDC, la tasa de muertes por sobredosis de drogas ha aumentado 137% en Estados Unidos desde el 2000, mientras que el alza en sobredosis que involucran opioides fue de 200% desde esa fecha.

Según estadísticas de esa agencia federal, 630,000 personas murieron por sobredosis de drogas en Estados Unidos entre 1999 y 2016. Cerca de 66% de esas muertes, ocurridas en el 2016, estuvieron relacionadas con opioides. Solo en el 2014, ocurrieron cerca de una y media vez más sobredosis por drogas que las muertes ocurridas por accidentes de tránsito.

Por Mildred Rivera Marrero

Fuente: EL NUEVO DIA

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds