Brasil salió de la recesión el año pasado. Se espera un crecimiento de 3% par...
Brasil salió de la recesión el año pasado. Se espera un crecimiento de 3% para el 2018. (Foto: Bloomberg)

El inminente encarcelamiento del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, ha generado un clima de incertidumbre en Brasil. ¿Esta situación podría afectar la economía del gigante sudamericano?

“La economía de Brasil en estos momentos es prisionera de la política”, ha dicho a CNN Marcos Troyjo, analista económico y codirector del Bric-Lab de la Universidad de Columbia.

Para el especialista, no existe una figura en la izquierda brasileña que pueda heredar los votos de Lula da Silva de cara a las elecciones en octubre próximo. “En estos momentos si hay una polaridad y radicalización en Brasil […] los sectores populares van a migrar a un candidato de derecha como Jair Bolsonaro”, refirió.

En medio de esta situación, Troyjo dijo que un punto esencial será la reacción de la economía y los mercados.

“En estos momentos las condiciones externas son muy buenas para Brasil, hay mucha liquidez internacional y muchos capitales disponibles para inversiones en infraestructura. Además, la inflación doméstica es baja y las tasas de interés son bajas, entonces si se sigue por el camino de las reformas estructurales, en el 2019 podría haber un día de sol perfecto para la economía brasileña“, refirió el especialista.

Para Juan Carlos Odar, director ejecutivo de Phase Consultores, la situación política generada por el eventual arresto de Lula da Silva no cambiaría el panorama económico en Brasil.

El economista dijo que pese a que la economía brasileña salió de la recesión el año, el país cuenta con un déficit de 8% del PBI y la consolidación fiscal se hace más lenta. A esto se añade, agregó, que enfrenta un riesgo externo debido a las propuestas de Donald Trump de imponer aranceles al acero y el aluminio, que puede complicar al gigante sudamericano independientemente de quien gane las elecciones.

“No hay mucho margen de acción en el frente fiscal. Y en la parte de actividad económica tienes muchos riesgos, sobre todo en el entorno externo por los aranceles de Estados Unidos. Entonces, yo diría que Brasil se encaminaba a un ritmo de crecimiento bastante modesto y moderado en los próximos dos años, del cual no hay mayor cambio con o sin Lula da Silva”, sostuvo Odar a este Diario.

Después de caer en el 2015 y 2016, la economía brasileña levantó cabeza el año pasado al crecer 1,04%. Para el 2018, el gobierno prevé un crecimiento económico de 3%.

El inminente encarcelamiento del ex presidente ha generado un ambiente de incertidumbre en Brasil. Entérate aquí qué dicen los expertos sobre el impacto que puede darse en el plano económico

Redacción EC

Fuente: EL COMERCIO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds