La organización fue desbaratada este miércoles luego de múltiples allanamientos

“Picó la vieja, seis palitos…”, le dice uno de los integrantes de la banda “Gypsy Kings” a un cómplice con el que habla por teléfono. Se refieren a un engaño, a un robo que lograron concretar y que les dejó como resultado una abultada suma de dinero. Este miércoles fueron detenidos diez delincuentes que formaban parte de la banda que operaba en Junín, provincia de Buenos Aires.

Los delincuentes actuaban bajo la modalidad conocida como “Cuento del Quiebre del Estado Nacional” y mediante el engaño, despojaban de sus ahorros bancarios a los ancianos. Se secuestraron 80 vehículos, 17 camiones, 12 camionetas, 9 motos, una millonaria suma de dinero en moneda nacional y extranjera, alhajas y joyas.

La causa tuvo su origen en una denuncia realizada ante Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 25 en el año 2016. A partir de ese momento, el fiscal Martín Mainardi comenzó a seguir el rastro de la estafa que había sufrido una mujer de 85 años, vecina de Recoleta, quien había caído en la trampa entregándole dinero y joyas al recaudador para evitar caer en el “corralito”. La anciana sacó de su banco 40.000 dólares, y se los entregó a los delincuentes.

En las comunicaciones a las que pudo acceder la Policía los gitanos mantienen diálogos confusos y ambiguos con ancianos a los que llaman “abuelos”. Los convencen de que deben ir al banco a retirar el dinero que tienen guardados en cajas de seguridad o en sus cuentas.

“Venite para el banco ahora que vamos a perder todo”, dice uno de los delincuentes durante un diálogo con una de las víctimas. En otro audio, el estafador confunde al anciano hablándole rápido y le dice: “No me cortes abuelo, andá para el banco con la llave de la caja de seguridad”.

“Trae el documento, entrá al banco y no hables con nadie porque la gente no puede decir nada a nadie hasta las cuatro de la tarde”, sostiene uno de los integrantes de la banda en otra comunicación, en la que la víctima accede y le adelanta que cumplirá con el pedido. En otra comunicación, el estafador le consulta a un anciano cuanto dinero tiene guardado. “¿Abuelo cuánto hay más o menos? ¿Treinta y cinco mil pesos, no?”, le pregunta.

La modalidad de engaño utilizada por estos estafadores consistía en entablar un contacto de manera telefónica con sus posibles víctimas, realizar tareas de inteligencia para saber vínculos y familiares del damnificado y así recabar información que les permitiera hacer que el engaño sea más creíble.

Los delincuentes aducían que por la profunda crisis económica del país debían retirar todos sus ahorros de las entidades bancarias, recordándoles en su relato la “Crisis del Corralito Bancario” de diciembre de 2001. Con esos argumentos convencían a las víctimas y lograban sacarles el dinero que tenían ahorrado.

Los autos que fueron secuestrados durante los allanamientos
Los autos que fueron secuestrados durante los allanamientos

Una vez convencidos, los ancianos aceptaban sacar sus ahorros de los bancos siendo esta “organización” la que ponía a disposición un chofer con automóvil y un empleado de algún supuesto organismo gubernamental, para acompañarlos a las entidades donde podrían poner su dinero a salvo. Luego de retirar el dinero, con algún otro engaño, los obligaban a descender del rodado siendo ese momento aprovechado para huir con el botín.

Una serie de allanamientos realizados en la ciudad de Junín por efectivos de la División Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad y personal de la DDI de Junín de la Policía Bonaerense permitieron desbaratar la banda y obtener algunas de las pertenencias que habían sido robadas.

La División Defraudaciones y Estafas de la Policía de la Ciudad realizaron tareas de investigación que demandaron más de un año de trabajo. La fuerza de seguridad logró dar con los integrantes de la banda, clasificar los roles dentro de la organización y su modus operandi.

Fuente: INFOBAE

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds