(Foto: Getty Images)
(Foto: Getty Images)

Muchos estadounidenses mencionan llevar una vida libre de estrés y tener “paz mental” como su definición personal de riqueza. Eso no suena demasiado centrado en el dinero, hasta que se considera que el dinero, o específicamente la falta de él, es una gran fuente de estrés

A los estadounidenses no les gusta admitir que los activos pueden comprar la felicidad: solo un 11% de las personas encuestadas para el segundo Índice de Riqueza Moderna anual de Charles Schwab eligió “tener mucho dinero” como su definición de riqueza. Pero mientras que la mayoría de los encuestados seleccionaron conceptos más altruistas como sus claves para la satisfacción, no tuvieron problema en poner un número a lo que necesitaban para obtenerlos.

Para estar financieramente cómodo en Estados Unidos hoy en día se necesita tener un promedio de US$1,4 millones, más que los US$1,2 millones de hace un año, según la encuesta. ¿El patrimonio necesario para ser “rico”? Es de un promedio de US$2,4 millones, igual que el año pasado en la encuesta en línea a 1.000 estadounidenses de entre 21 y 75 años.

Hubo algunos signos alentadores en medio de las cifras. Mientras que un 18% definió la riqueza como ser capaz de pagar cualquier cosa que desee, el 17%  dijo que eran “relaciones amorosas con familiares y amigos”.

Eso concuerda con la forma en que Joe Duran, máximo ejecutivo del administrador de fondos United Capital, dijo que le gustaba pensar en la “riqueza”.

Después de construir y vender su primera empresa, “me di cuenta que el dinero no es más que combustible”, dijo. “Es un recurso que permite tener opciones, pero si uno no piensa en para qué está trabajando, morirá rico, pero no vivirá rico”.

En la encuesta se les pidió a las personas que eligieran cuál de las siete siguientes afirmaciones se acercaba más a su definición personal de riqueza.

Cuando se les preguntó a los encuestados qué los hacía sentirse “ricos” en su vida cotidiana, la encuesta reveló que pasar tiempo con la familia era la respuesta más común, con un 62%  en total. Esto fue seguido por la respuesta sobre cuál puede ser la más esquiva de las cosas, mencionada más o menos en el mismo nivel en todas las generaciones: “tomarme tiempo para mí”, con un 55%. Aunque es difícil hacer cualquiera de las dos sin un banco.

Los pequeños lujos de la vida importan, pero por algo se llaman “lujos”. El 41% de las personas se sentía “rica” en su vida cotidiana saliendo a comer o pidiendo comida a domicilio. Incluso servicios como Netflix, Spotify o Amazon Prime hicieron que un 33% de los encuestados se sientan más ricos, y en particular para los millenials, con el 44%, en comparación con el 29% y el 23% para la Generación X y los “baby boomers”, respectivamente.

Los comentarios por escrito sobre lo que hacía sentir “ricas” a las personas incluyeron el “acceso a la salud”, “poder ayudar a amigos cercanos y familiares financieramente” y “simplemente despertarse por la mañana”. Solo una de esas respuestas no requiere dinero, más o menos.

Los millenials mostraron cierto optimismo juvenil en lo que respecta a su futuro financiero. Alrededor del 64% de los encuestados de veinte y treinta y tantos años cree que será rico (en términos de mucho dinero) en algún momento de su vida, en comparación con el 22% de los baby boomers.

Quizás mejores hábitos financieros ayudarán a que eso suceda, ya que más millennials que boomers dijeron que regularmente reequilibran sus carteras: un 49% en comparación con un 43%, respectivamente. El mismo porcentaje de millennials y boomers, 24%, dijo que se sentía “muy seguro” de alcanzar sus metas financieras.

En línea con muchas otras encuestas publicadas por empresas de servicios financieros, la de Schwab hace hincapié en cómo las personas que tienen un plan financiero escrito se sienten más estables y controlan sus finanzas diarias.

Sin embargo, alrededor del 52% de los boomers dijo que no tenía un plan porque no tenían suficiente dinero para necesitar un plan financiero. Las personas que eligieron “otro” para explicar por qué no tenían un plan financiero escribieron respuestas tales como “tengo problemas de confianza con la gente financiera, especialmente después de la crisis de 2008” y “toda mi información ha sido puesta en peligro por delincuentes”. No hay mucha “paz mental” allí.

Aun así, en estos tiempos difíciles, hay esperanza. La encuesta encontró que el “Sueño Americano” no está muerto, al menos el que dicta que ganar dinero ciertamente es el camino a la dicha. Alrededor del 49% de los encuestados dijo que ahorrar e invertir es “la clave para la riqueza”, mientras que otro 40% escogió el “trabajo duro”. El 11%, sin embargo, respondió que era suerte.

Agencia Bloomberg

Fuente: EL COMERCIO

Share
Temas: Categorías: Selección America EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds