La imagen del sicario junto a uno de los ascensores y de la abogada Julieta B...
La imagen del sicario junto a uno de los ascensores y de la abogada Julieta Bonanno con las víctimas minutos antes del doble homicidio. (Captura TV)

Un nuevo video muestra cómo el sicario entró al edificio de Cabildo al 2600, en Belgrano, donde ocurrió el doble crimen por el que está detenida la abogada Julieta Estefanía Bonanno (29), acusada de participar del homicidio de sus clientes, el mexicano Rodrigo Alexander Naged Ramírez (59) y su hijo, el colombiano Jhon Naged (30).

Tal como había adelantado Clarín ayer, en las imágenes se ve cómo el sicario ingresa al edificio cuando Naged Ramírez, ayudado por un andador por el ACV que había sufrido, y su hijo le abren la puerta a la abogada.

Una vez en el palier, el sicario se hizo el desentendido y se fue directamente a la zona de ascensores mientras Bonanno avanzó más lentamente, dialogando con sus clientes. El reloj de la cámara marca las 21.43.

A las 22.30, esa misma cámara de seguridad muestra cómo el sicario baja del ascensor y se va del edificio.

El llamado al 911 de la abogada, que dura apenas un minuto cuatro segundos y donde avisa de los homicidios, quedó registrado a las 22.35 de ese lunes 4 de junio en que ocurrió el doble crimen en el 10 E de Cabildo 2659 donde vivían las víctimas.

Mientras el sicario continúa prófugo de la Justicia, Bonanno permanece detenida por los crímenes de sus clientes. Su situación es complicada en función de las pruebas que tiene el juez federal de Campana, Ariel González Charvay, a cargo del expediente.

Indicios

Una primera pericia realizada por la Policía de la Ciudad determinó que había rastros de pólvora y otros metales en la mano izquierda de la abogada. Mientras se aguarda la contraprueba, si el resultado es positivo se quebraría la versión de Bonanno de que durante los crímenes el asesino la mantuvo encerrada en el lavadero.

Además, la actitud de la abogada que se ve en los videos de las cámaras de seguridad del edificio donde vivían las victimas la comprometen: se la ve muy cerca del sicario, incluso, parece que habla con él tapándose la boca mientras espera que le abran la puerta.

Y en otra toma previa a la charla entre ambos, se la ve sola en el hall externo del edificio, asomándose a la vereda, como buscando a algo o alguien. Luego, camina hacia la derecha y sale del ángulo de la cámara. Detrás de ella pasa caminando en la misma dirección el sicario.

Cuando Jhon Naged junto con su padre bajan a abrirle la puerta, Bonanno entra con ellos y, detrás de los tres, lo hace, muy pegado, el asesino. Ninguno de los dos había ingresado al edificio minutos antes cuando lo hizo otro vecino.

Además de la pólvora y los videos, a Bonanno la complica un un papel con extrañas anotaciones que encontró la policía en su casa y donde están escritos los nombres de los cuatro mexicanos que ella asistía legalmente en la causa Bobinas Blancas, donde se secuestró una tonelada y media de cocaína y y que también tiene a cargo González Charvay.

Lo más curioso de ese papel es que al lado del nombre de Naged Ramírez están escritas las palabras “va a morir” y “Muerto”.

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds