Fragmento del vídeo
Fragmento del vídeo

Una familia francesa estuvo a punto de acabar entre las garras de unos guepardos durante su visita al Safari Park Beekse Bergen, en Holanda.

La zona en cuestión puede recorrerse en vehículo sin bajar las ventanillas y mucho menos sin apearse del coche. Sin embargo, el grupo se bajó dos veces del vehículo en busca de la mejor foto con los felinos.

Las imágenes, que fueron grabadas por otros turistas, muestran cómo los guepardos notan la presencia de la familia, que incluso llevan un niño, y corren hacia ellos. La familia consigue escapar por los pelos.

La dirección del parque ha expresado que la culpa es de la familia por apearse del vehículo cuando está terminantemente prohibido. Libéma, la empresa propietaria del enclave, ha mostrado su sorpresa por lo ocurrido.

No se puede salir del coche en ningún momento, y hay señales bien claras, en varios idiomas, por todo el parque. Es una barbaridad”, han señalado.

Finalmente todo quedó en un susto, aunque podría haber acabado en una horrible tragedia.

marca.com

Fuente: MARCA

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds