El hombre que reinventó la tarima y se hizo millonario en el proceso 0

Por Joan Mueller

Cuando Johnson & Johnson recibió quejas en 2009 sobre un olor a humedad proveniente de cápsulas de Tylenol Arthritis Pain, repasó toda su cadena de suministro para encontrar la fuente. El culpable: las tarimas de envío.

Es probable que los paquetes de pastillas se hayan contaminado con pequeñas cantidades de un fungicida utilizado para tratar las tarimas de madera de 6 pulgadas de altura, que las transportaron desde la fábrica al almacén y al minorista. El costo de producción perdida y de deshacerse del Tylenol y Motrin de las estanterías de las tiendas: 900 mdd.

La tradicional tarima de envío, una herramienta omnipresente en el comercio moderno, tiene la costumbre de causar problemas. Si la madera alberga bacterias, se estropea el envío de productos. Una tarima se rompe y una pila de televisores cae al suelo. En un incendio, una pila de tarimas de madera alimenta el fuego de inmediato.

PUBLICIDAD

Jeffrey Owen cree que Lightning Technologies, con sede en Oxford, Michigan, tiene la respuesta: una tarima virtualmente indestructible, liviana, higiénica e ignífuga con un chip de seguimiento integrado. La tarima Lightning está hecha de madera, pero está encapsulada con un recubrimiento de polímero que la hace duradera y fácil de desinfectar. El chip registra todo sobre el viaje de la tarima en tiempo real: temperatura, humedad, accidentes y, por supuesto, paradero.

“Vamos a iluminar lo que antes se encontraba en la oscuridad”, dice Rex Lowe, cuya compañía, Gard, en Irving, Texas, vende y alquila las tarimas construidas por Lightning. “Puedo iluminar totalmente el camino de una papa que sale del suelo hasta una papa frita entrando en tu boca”.

Las tarimas inteligentes pueden indicar a los expedidores dónde y cuándo está ocurriendo daño en su cargamento, dice Laszlo Horvath, profesor de Virginia Tech, que ha estado estudiando el diseño de tarimas desde 1976. Un fabricante de televisores, por ejemplo, podría decidir redirigir camiones que transporten productos electrónicos frágiles para evitar un puente que causa vibración de carga.

La tarima de envío estándar no ha cambiado mucho desde que fue inventada, junto con el montacargas, hace casi un siglo. Las tarimas de plástico aparecieron en 1965, pero no le quitaron gran parte del negocio porque, a 70 dólares, cuestan tres veces más que las de madera y no se pueden reparar si se rompen. Al menos 2,000 millones de tarimas circulan en Estados Unidos, muchas de ellas rentadas a empresas que operan de manera similar a las agencias de alquiler de automóviles.

Owen, de 67 años, ingresó al negocio de tarimas en 2003, luego de años en la industria automotriz. Nacido en Cynthiana, Kentucky, habría seguido a su padre al cultivo de tabaco si no hubiera sido por la advertencia de un cirujano general sobre los cigarrillos. Terminó en Detroit, representando a una variedad de proveedores y, finalmente, dirigiendo su propio negocio de plásticos. Fue Lowe, un veterano del negocio de tarimas, quien convenció a Owen para que comenzara a fabricar tarimas de plástico. Owen vendió su firma, Palm Plastics, por 35 mdd en 2009.

Para entonces un experto en tarimas, Owen fue contratado en 2013 por una firma financiera para evaluar una innovadora tecnología de tarimas de Oria International, un laboratorio de investigación en Auburn Hills, Michigan. Los inversionista dejaron pasar la oportunidad, pero Owen estaba intrigado. Pagó 1 mdd para licenciar las patentes de Oria. Luego pasó cuatro años perfeccionando el recubrimiento de pulverización de poliurea (con la ayuda del gigante químico BASF).

Crear una tarima más duradera con tecnología de seguimiento no es una idea nueva. La propuesta de venta de Lightning está convirtiendo un conjunto de innovaciones en una sola: una tarima ligera, sostenible, higiénica, fácil de reparar y libre de patines. Utiliza chips de identificación activos, en lugar de pasivos, que pueden transmitir información hacia y desde la nube en cualquier lugar y en cualquier momento.

El proceso de fabricación de Lightning es tan innovador como la misma tarima. En lugar de madera tradicional, utiliza madera contrachapada hecha de árboles de rápido crecimiento cosechados en plantaciones en Rusia y América del Sur. (Los proveedores estadounidenses no existen, dice Owen).

Dentro de la deslumbrante fábrica de la compañía, 72 kilómetros al norte de Detroit, la maquinaria fresadora computarizada corta aberturas para drenaje y agarraderas, además de un pequeño compartimiento para el dispositivo de rastreo electrónico. Dos tarimas, fresadas a partir de diferentes tipos de madera contrachapada, patas tipo sándwich hechas de madera laminada, dejando aberturas para el acceso del montacargas. El montaje se abre camino a través de una banda automática, girando y girando mientras los robots de alta velocidad lo rocían.

Es un proceso sorprendentemente limpio. La fábrica está al otro lado de la calle de un vertedero, pero ni una partícula de basura termina allí. El aserrín es aspirado y vendido para convertirse en pellets de madera. El exceso de pulverización queda atrapado en tanques gigantes y se recircula.

Incluso antes de lograr la producción en masa, Lightning Technologies tiene 87 mdd en pedidos de tarimas, principalmente de los proveedores de Costco. Otros minoristas conocidos se están alineando para alquilar paletas agrupadas de Lowe, que dice que puede ahorrar 1.50 dólares por viaje, desde el típico viaje de 5 a 6 dólares que los competidores cobran por las tarimas de madera. Para un minorista que usa 100 millones de tarimas al año, Lowe dice, eso es un ahorro de 150 mdd.

El cofundador de Costco, Tom Walker, que se jubiló como vicepresidente ejecutivo en 2013, sigue muy interesado en el diseño de tarimas. “El costo es cómo vivimos y respiramos”, dice. “Si podemos ahorrar un dólar en una tarima, podemos reducir nuestro costo del agua en 2 o 3 centavos por botella”.

El desafío ahora es producir tarimas lo suficientemente rápido. Owen ha levantado 20 mdd hasta el momento, incluida una suma no revelada de su propio dinero, y espera aumentar la fabricación este verano. La mayoría de los primeros inversionistas provienen de Suecia, incluido Lars Wrebo, ex director de operaciones de Volvo Cars, que ahora es presidente de Lightning, y la familia Bergengren, que hizo su fortuna con carretillas.

Owen tiene grandes ambiciones: 10 plantas en todo el mundo dentro de 5 años que entregarán 1,000 mdd en ingresos.

Eso no es exagerado, dice Lowe, quien ha estado suministrando tarimas a los nombres más importantes del sector minorista durante 30 años. “El mundo entero se mueve en una tarima. No me importa lo que compraste en tu casa. Llegó allí en una tarima”.

Forbes Staff

Fuente: FORBES

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds