David Turpin fue acusado de mentir sobre la educación de sus hijos, a quienes mantenían encerrados, encadenados y sin alimentar.

Ahora, David Turpin fue acusado de mentir sobre la educación de sus hijos.
Ahora, David Turpin fue acusado de mentir sobre la educación de sus hijos.

Como si las acusaciones por maltratar, encadenar y no alimentar a sus 13 hijos no fuesen suficientes, David Turpin sumó ocho nuevos cargos en su contra por haber mentido sobre la educación de sus hijos. Así lo anunció la Fiscalía de distrito del condado de Riverside (California).

Entre 2010 y 2017, el padre de la conocida como “la casa del terror” afirmó tener una casa-escuela en Perris donde sus hijos eran educados. El hombre figuraba como director de la misma. En el año escolar 2016-17, esa casa-escuela tuvo una inscripción de seis alumnos, cada uno en un grado distinto, del quinto al duodécimo.

Our office today filed 8 counts of perjury against David Turpin for filing a Private School Affidavit with the Cal Dept. of Education in 2010-17 where he certified under penalty of perjury that the children in the home were receiving a fulltime education in a private day school. pic.twitter.com/FMIwbNVwC0

— Riverside DA Office (@RivCoDA) May 4, 2018

Sin embargo, los chicos Turpin no contaban con los conocimientos básicos cuando fueron descubiertos en medio del horror. “Muchos de los niños no tenían idea que era un agente de policía”, había señalado el fiscal Michael Hestrin.

David y su esposa Louise, de 56 y 49 años respectivamente, fueron arrestados en enero de este año después de que su hija de 17 años escapara de la vivienda y diera aviso a la policía. Desde entonces, la pareja se encuentra recluida en el Centro de Detención del condado de Riverside, donde se les fijó una fianza de 12 millones de dólares.

Cada uno de ellos ya había sido acusado de 12 cargos por tortura, 12 delitos por encarcelamiento ilegal, siete acusaciones de abuso a un adulto dependiente y seis cargos más por abuso infantil. El padre de familia también fue acusado de cometer un acto lascivo contra un menor de 14 años.

Si son hallados culpables, podrían recibir una pena que va desde 94 años hasta cadena perpetua.

El pasado 18 de enero, el matrimonio se declaró “no culpable” tras escuchar los primeros 38 cargos en su contra.

En tanto, el juzgado superior del condado de Riverside a cargo de la investigación decidió que la pareja no podrá acercarse a menos de 100 yardas (91 metros) de sus hijos por los próximos tres años, salvo que estén en la Corte.

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds